Entrevista PD al co-fundador y veterano dirigente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE)

Fabián Marquez (ex CEOE): «Ni patronal ni sindicatos desaparecerán, lo dice la Constitución y la gente no lo permitiría»

"Me parece impresentable e inaceptable que algo tan importante como el Derecho a Huelga no esté regulado en España"

La profesión de Fabián Márquez es abogado y no empresario y, sin embargo, ha sido una de las voces más cualificadas para hablar del mundo empresarial español. El motivo es porque, precisamente, su voz ha estado en todas las negociaciones de agentes sociales desde que existe la democracia en España como representante de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) con Gobierno y sindicatos. Oficialmente él ha sido ‘asesor’ de la CEOE desde que existe, incluso desde antes, puesto que lo estaba en las organizaciones ‘gérmen’ de la futura CEOE, y – como ocurre con Pedro Arriola en el PP –  la influencia que se atribuye a Fabián Márquez en la CEOE en todo este período va más allá que la de un simple asesor.

Hombre de confianza de José María Cuevas, que como él también era abogado, trabajó igualmente para la patronal en los mandatos de los empresarios Ferrer Salat y Gerardo Díaz Ferrán y ha tratado mano a mano con todos los ministros encargados del tema de los agentes sociales. Hoy es destacable el testimonio de Márquez de que los genuinos promotores de la CEOE fueron los empresarios catalanes: «El origen de la CEOE fue en Cataluña, lo he dicho siempre, aunque hoy pueda llamar la atención, nadie ha podido replicármelo».

¿Un Gobierno UCD-PCE a la italiana?

Durante una amplia entrevista en Periodista Digital, Márquez, buen conocedor de toda la historia y todas las negociaciones en las que participó la CEOE, revela datos y encuentros sobre la participación de la patronal y también sus aportaciones al mundo político. Explica como se constituyó la CEOE y cómo fracasó el intento de repetir unos ‘Pactos de la Moncloa’ que en vez de ser entre políticos hubiera sido entre patronal y sindicatos.

Reconoce la oposición de la CEOE a una propuesta de Adolfo Suárez sobre un pacto ‘a la italiana’ entre la UCD y el PCE, imitando el pacto de la Democracia Cristiana y los comunistas de aquel país. Según el dirigente de la CEOE, a Fernando Abril no le convencía tanto ese modelo.

«LA CEOE AYUDÓ AL PSOE A LLEGAR AL PODER»

«La CEOE tuvo un papel serio en la defenestración del Gobierno de la UCD, en la deslegitimación entre el electorado de la UCD como partido útil. Eso concluye con la victoria de Felipe González. Desde ese punto vista directo ayudó al PSOE al llegar al Gobierno».

Fabián Marquez también revela la participación de la CEOE ayudando a la configuración de un centro-derecha sólido en en lo que hoy sería el Partido Popular. «La CEOE intentó varias veces que hubiera acuerdos firmados entre todos los partidos del centro y derecha».

También recuerda la ayuda económica que recibía el PSOE por aquella época desde Alemania. «Es sabido que Alemania, el SPD alemán tenía una gran influencia en el PSOE español, una influencia hasta el punto de que pagaba sus gastos». «La Fundación Ebert tuvo un papel relevante. El Sr. Koneski sigue vivito y coleando, en España y lo puede confirmar. La Fundación Ebert fue el brazo armado del SPD para tutelar a su partido hermano español y los socialistas estaban por un modelo que no se pareciera tanto al italiano, sino al modelo de Alemania».

Boyer y Solchaga

Fabián Márquez también reconoce las buenas relaciones de la CEOE con los ministros socialistas Miguel Boyer y Carlos Solchaga. Y explica cómo José María Cuevas fue uno de los primeros en conocer la noticia de dimisión de Boyer, tras conocer que el PSOE no iba a aceptar el modelo que centro-liberal que quería hacer el Gobierno. Y explica como en las negociaciones durante la etapa de Solchaga era mucho más radical la posición de UGT, con Nicolás Redondo, que la de CCOO.

¿Los sindicatos tienen demasiado poder, heredado del franquismo?

El poder de los sindicatos en el franquismo era más aparente que real. Aquello era una dictadura. Franco tuvo hasta al final la capacidad de legislar leyes, aunque no la ejercitara. Para demostrar que el sistema era lo que era. Yo lo viví. No he querido denostar ese régimen de manera pública, pero la realidad es que los sindicatos del franquismo, designando un tercio de concejales, etc. Era más aparente que real. Eso era una dictadura.

¿LA FUNCIÓN DE LA CEOE?

Si un ciudadano le dijera «Oiga, yo soy liberal y creo que los sindicatos y la patronal deben desaparecer». ¿Usted que le diría?

Que eso es imposible. En primer lugar porque lo impide la Constitución. Y en segundo lugar porque no creo que lo permita la gente.  Intermediarios entre sociedad y Estado son buenos para la sociedad. (…) Contribuye a una vigilancia mutua. Y ayuda a que haya menos desastres. Cuevas decía hasta la saciedad que ‘cada palo aguante a su vela’. Nosotros tenemos que demostrar que somos capaces de firmar acuerdos y también de ser capaces de no firmarlos.

Me parece imposible. Aunque se intentará hacer por decreto, volverían a surgir sindicatos que defendieran a los trabajadores y organizaciones sindicales que defiendan a los empresarios. Por mera reacción.

¿Alguna vez la CEOE se ha negado a firmar un acuerdo que le pidiera el Gobierno?

Díaz Ferrán no firma un acuerdo al que le quería forzar Rodríguez Zapatero y no lo hace porque ese acuerdo estaba lleno de humo. Y no lo firma.

¿Cómo valora la gestión de Díaz Ferrán?

La función hace el órgano. Él llega a la CEOE para hacer una CEOE diferente a la que hacía Cuevas. Y al poco tiempo se da cuenta de que debe seguir como estaba. Ustedes los periodistas dijeron cuando él llega que quiere hacer un lobby. Un grupo de presión.  (…) En la ejecutoria de Díaz Ferrán se convence de que la CEOE es lo que es. Un sindicato de empresarios, que defiende los intereses de los empresarios, pero buscando el interés común. Es una institución, lo dice la propia Constitución. Los sindicatos y la patronal están en el artículo séptimo, como los partidos políticos. Pretender convertir a la CEOE en algo distinto.

Díaz Ferrán está ahora en prisión preventiva, no por nada de la CEOE, sino por su gestión en Marsans, no sé si quiere comentar algo al respecto…

No. Lo lamento. Lo lamento profundamente, porque le he conocido mucho. Lo siento profundamente. Espero que se resuelva pronto y bien. Pero tiene muy mala pinta.

¿Qué valoración hace de las medidas del Gobierno Rajoy?

El Gobierno Rajoy en materia social-laboral es heredero de los fracasos del Gobierno anterior. El Gobierno anterior fracasa en su intento de llegar a un acuerdo tripartito entre Gobierno, Patronal y Sindicatos. Yo estaba en uno de esos intentos. Era ministro de Trabajo Celestino Corbacho. Pero el Gobierno fracasa y el Gobierno actual, ante ese fracaso, da un plazo a sindicatos y patronal para llegar a un acuerdo, en ese plazo no se consigue llegar al acuerdo. No surgen elementos nuevos y entonces dicta un decreto-ley el 3 de octubre de 2012.

Hay quien opina que la Reforma Laboral del Gobierno Rajoy, a ojos de los empresarios, fue demasiado floja, porque mantiene un gran poder a los sindicatos.

Hay quien lo dice. Pero eso nos llevaría a analizar la reforma laboral, que no es tan lesiva como algunos afirman. Lo que sí es cierto es que ha complicado las cosas. Antes el convenio sectorial se imponía a todos, ahora cabe el descuelgue a nivel de empresa. Mediante decisión de acordar o negociar a nivel de empresa. Eso hace unos años era imposible, era una blasfemia. Y hay 137.000 afectados por esos descuelgues. ¡El Gobierno ha hecho cosas que están funcionado, porque el sistema estaba anquilosado. Era muy poco firme y tenía que dar un puñetazo en la mesa.

¿Qué ocurre con la Ley de Huelga, que pasan los años y nunca se hace?

El Derecho de Huelga está hoy regulado por una ley pre-constitucional, Decreto-ley, 4 de marzo de 1977, antes de los gobiernos constitucionales. 

Hay una sentencia del 81 que se posiciona sobre un recurso presentado por diputados socialistas encabezados por Nicolás Redondo. Regula más esa sentencia del Constitucional que ese decreto-ley del 4 de marzo.

La gran pregunta es… ¿por qué no se elabora una ley? Porque no tiene interés nadie. Ni el Gobierno en legislar sabiendo que van a estar en contra todos, aunque tenga la mayoría absoluta. Pero a los sindicatos y a las patronales tampoco parece interesarle porque se han acostumbrado ya (…) No están contentos del todo, pero tampoco están descontentos. Hay que tener en cuenta que todos los gobiernos dictan los servicios mínimos. Los tribunales han situado cifras altas en esos servicios mínimos. Hoy hay huelga en RENFE para la semana del puente. La del festivo de Todos los Santos. Se ha dictado un decreto de mínimos, que es bastante importante. Se ha tamizado el daño que causa a la huelga, que es lo que más importa a los ciudadanos.

Yo soy partidario de enfrentarnos, como ha pedido el Tribunal Constitucional, con la regulación del derecho de huelga. Es uno de los pocos derechos fundamentales que no está regulado. Es una carencia que me parece absolutamente impresentable e inaceptable. Habría que afrontar la situación y hacerlo de una vez.

¿Ningún gobierno lo ha intentado regular?

Lo intentó Felipe González. Él llegó a elaborar un proyecto de ley que había pasado el tamiz del congreso, el del senado y estaba volviendo al Congreso, pero cuando volvía el Gobierno, se disolvieron las Cortes y se convocaron elecciones. Felipe González, que es muy listo, se dio cuenta que aquella ley era inviable. Convertía todas las huelgas en legítimas, con lo cual estaríamos aún peor que usando el decreto-ley de 1977.

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido