El ministro destaca la "profesionalidad, lealtad y sentido del deber" de Gimeno

Interior decapita a su director de comunicación por la pifia en la operación contra ETA

El veterano periodista, por un error en la comunicación con su superior, anunció en Twitter el registro pco antes de que lo iniciara la Guardia Civil

Interior decapita a su director de comunicación por la pifia en la operación contra ETA
Alberto Gimeno. PD

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha aceptado la dimisión de Alberto Gimeno, director de la Oficina de Comunicación y Relaciones Institucionales de su Departamento, según ha informado el propio Ministerio.

Gimeno, un buen profesional con muchos años de periodismo a la espalda y una trayectoria impecable en los dos años que ha ocupado el cargo, presentó este jueves su dimisión como consecuencia del error que se produjo el pasado miércoles al emitir antes del inicio de una operación antiterrorista una nota de prensa y un ‘tuit’, en la que se anunciaba la detención de varios miembros de ETA por parte de la Guardia Civil.

El ministro del Interior ha destacado la «profesionalidad, lealtad y sentido del deber» de Alberto Gimeno durante los dos años en los que ha dirigido el Área de Comunicación del Ministerio del Interior.

EL PELIGRO DE TWITTER Y LAS PRISAS

Un error de comunicación, amplificado por el ‘efecto Twitter’, puede tener serios efectos.

Sucedía poco después de las tres de la tarde del miércoles 8 de enero de 2014, cuando el Ministerio de Interior enviaba una nota de prensa y publicaba en su cuenta oficial de Twitter una información relativa a una operación policial contra el entorno de ETA.

Hasta ahí, nada fuera de lo normal, salvo por un pequeño detalle: la operación aún no se había realizado. De hecho, los agentes de la Guardia Civil ni siquiera habían salido del cuartel. Y cuando quisieron hacerlo, sus objetivos ya estaban sobre aviso y habían tenido tiempo de destruir pruebas.

A pesar de que Interior anulaba poco después «a todos los efectos» la información, y hasta pedía su retirada de Twitter, ésta ya circulaba por todas partes. De este modo, el error de comunicación que ha puesto en peligro la intervención ha sido más noticia incluso que la operación policial en sí, que, por cierto, llevaba gestándose desde septiembre.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Confederación Española de Policía (CEP) atribuyen lo sucedido al «ansia política» del Ministerio del Interior.

En su opinión, anunciar los arrestos cuando no se había puesto en marcha la operación «es una imprudencia grave» que, además, «ha echado al traste el trabajo de decenas de guardias civiles al haberse destruido pruebas fundamentales».

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído