NO ES HABITUAL QUE EL LÍDER DE LOS POPULARES SE MOJE ASÍ

El arranque de Rajoy con la Infanta trae complicaciones al Rey y a él

Se ha interpretado como la constatación de que, mal que le pese al juez José Castro, en esta partida se han repartido cartas marcadas

El arranque de Rajoy con la Infanta trae complicaciones al Rey y a él
Mariano Rajoy. TAREK

Cada vez que la Corona tiene una patata caliente en las manos, el Gobierno de Rajoy se quema los dedos con ella solidariamente

La lealtad profesada de Mariano Rajoy a la Corona parece que se puede poner en su contra. Lo cuenta hoy Ana I. Martín en elsemanaldigital.com donde describe el «marrón» que se ha encontrado el presidente del Gobierno con su «arranque de sinceridad». No hace falta tener un olfato muy fino para olerse que la imputación de la Infanta Cristina no acabará en la apertura de juicio oral, que su sangre azul no llegará al río. Pero una cosa son las conjeturas de la opinión pública y otra que el presidente del Gobierno se muestre «absolutamente convencido» de ello y de la inocencia de la hija de los Reyes en una entrevista en Antena 3 en horario de máximo audiencia.

Debió de pillarle en ese momento -los minutos finales- Gloria Lomana con la guardia baja y Mariano Rajoy dio el titular de la jornada. Uno que, por atrevido, causó desconcierto incluso entre los populares. No es habitual que su jefe de filas se moje así. Prueba de ello fueron las palabras del presidente del Congreso, el siempre prudente Jesús Posada, que trató de quitar hierro a un asunto que definió como una declaración «salida del corazón» y «personal», nada más.

Pero tiene hierro. Porque se ha interpretado como la constatación de que, mal que le pese al juez José Castro, en esta partida se han repartido cartas marcadas. De que tanto La Zarzuela como La Moncloa saben a ciencia cierta que Doña Cristina saldrá indemne judicialmente, lo que no beneficia ni al Rey ni al presidente.

De hecho a UPyD le faltó tiempo para registrar este martes en el Congreso una pregunta al Gobierno, aunque es más una petición: que «comparta con nosotros», los españoles, la información que el lunes en el plató de Antena 3 le llevó a concluir que «las cosas le irán bien» a la Infanta.

De lo que no cabe duda es que el arranque de Rajoy en defensa de Doña Cristina fue del todo iniciativa suya, que nadie busque detrás la mano de Don Juan Carlos. Un dato. Aunque ambos despachan semanalmente y esas reuniones privadas en La Zarzuela suelen ser los lunes, esta semana la cita se había fijado -y así se mantiene- para el jueves 23, según pudo saber El Semanal Digital. Así que ni siquiera hubo ocasión para que departieran horas antes de la entrevista

Primero en abril, cuando el fiscal Pedro Horrach recurrió la primera imputación de Doña Cristina porque así lo había hecho también su defensa. Y de nuevo el martes pasado, cuando el fiscal anunció que renunciaba a interponer recurso a la segunda imputación, días después de que los abogados de la hija de Don Juan Carlos decidieran lo mismo.

PATATA CALIENTE

Cada vez que la Corona tiene una patata caliente en las manos, el Gobierno de Rajoy se quema los dedos con ella solidariamente. No hay más que recordar lo sucedido el año pasado a cuenta de las supuestas gestiones que Corinna Zu Sayn Wittgenstein realizó para España.

Aquella polémica pilló de lleno al Ejecutivo, que incluso mandó al director del CNI al Congreso para que aplacara los ánimos de la oposición. Y todo por no querer dejar al Rey vendido cuando ya había trascendido incluso que el ministro José Manuel García Margallo se había reunido dos veces con la alemana por indicación del Monarca. Corinna, Cristina… La lealtad del presidente y su Ejecutivo a la Corona, además de inquebrantable raya a veces lo inasumible.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído