Por comunidades, las tres regiones en las que más gasto del Estado se refleja fueron Madrid, Cataluña y Andalucía

Montoro recula y publicará las balanzas fiscales y las nuevas cuentas públicas regionalizadas

El ministro había rechazado este método de cálculo hace tan sólo dos semanas

Montoro recula y publicará las balanzas fiscales y las nuevas cuentas públicas regionalizadas
Cristobal Montoro. MH

El cálculo independentista supone que el PIB catalán no se vería afectado por la secesión

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha decidido finalmente publicar las balanzas fiscales, que formarán parte de las nuevas cuentas públicas regionalizadas anunciadas por el ministro Cristóbal Montoro y encargadas a un grupo de expertos.

Después de rechazar este método de cálculo de los ingresos y gastos del Estado en una comunidad, Hacienda ha decidido que se realicen de nuevo y formen parte del trabajo que están preparando los académicos y que se conocerá en el mes de marzo.

UNA HERRAMIENTA MÁS AMPLIA

Cristóbal Montoro ha anunciado la presentación de una nueva herramienta más amplia que las llamada balanzas fiscales, que imputan territorialmente los ingresos que el sector público obtiene en un territorio y los gastos que efectúa en el mismo, calculando de este modo el saldo fiscal resultante.

La intención de Hacienda es ofrecer una fotografía mayor del gasto del Estado en el conjunto de los territorios, pero dentro de este nuevo trabajo se incluirán las balanzas fiscales.

Se trata de una reclamación reiterada de la Generalitat de Cataluña, a la que sin embargo se han sumado también otros gobiernos autonómicos como el balear, gobernado por el PP. Además de contar con el grupo de expertos, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas quiere recabar la opinión de la comunidad académica sobre la metodología de cálculo de estas cuentas regionalizadas. Y desde este martes, está disponible en la página web del Instituto de Estudios Fiscales el documento con la propuesta metodológica y los datos que se utilizarán para el cálculo del sistema de cuentas públicas territorializadas. Madrid, Cataluña y Andalucía, a la cabeza.

Según estas cifras, la Administración General del Estado gastó en 2011 en la Comunidad de Madrid un total de 11.500 millones de euros, en Cataluña fueron 8.114 millones y en Andalucía, 7.500, las tres con mayores cifras en términos absolutos según los datos recopilados por los expertos.

EL DESTINO

Se trata de una tabla en la que se refleja el destino de 212.600 millones de euros de la Administración General del Estado, repartidos por comunidades autónomas, el extranjero (15.166 millones) y una gran partida de gasto calificado de no regionalizable, que es la mayor de todas y asciende a 116.800 millones. Por comunidades, las tres en las que más gasto del Estado se refleja fueron Madrid, Cataluña y Andalucía, en términos absolutos. Les siguieron Galicia, 4.037,6 millones; Castilla y León, 3.216,7; Comunidad Valenciana, con 3.194 millones; Canarias, 2.283,7; Castilla-La Mancha, 1.894,9 millones; Aragón, 1.781,8; Extremadura, 1.489,4; Islas Baleares, 1.205,3 millones; Asturias, 1.105,6 millones; Murcia, 1.065,1; Cantabria, 734 millones; Euskadi, 717,8 millones; La Rioja, 429,2; Ceuta, 266,4; Melilla, 243 millones; y Navarra, 121.

Las cuentas, una foto fija de gasto correspondiente a 2011, ocupan una tabla con 5.380 entradas, que recogen el gasto desde la Casa del Rey hasta la última transferencia derivada del sistema de financiación autonómica y local, incluyendo todos los ministerios.

En otras tablas, se incluyen también los gastos regionalizados de los organismos autónomos, como la UNED, el CSIC, museos nacionales o el Consejo de la Juventud. Respuesta al debate soberanista Los expertos encargados de elaborar el método hacen referencia también al «independentismo catalán» al considerar que «las balanzas fiscales juegan un papel central en el argumentario independentista catalán». Al respecto, destacan que un reciente informe de la Generalitat de Cataluña «cifra en 16.543 millones de euros, el 8,5 % del PIB de la región, el déficit fiscal de Cataluña en 2010»

DOBLE INTERPRETACIÓN

Una cifra que, añaden, tiene una doble interpretación para los nacionalistas, al ser por un lado el dinero que debería el Estado a su territorio, o lo que ganarían si lograran la independencia.

Inciden en la necesaria solidaridad fiscal y argumentan que en los 16.543 millones que maneja el Gobierno catalán no están incluidos muchos de los servicios comunes que la Administración Central presta a todos los territorios. De esta manera, consideran que «el saldo fiscal obtenido por el método preferido por la Generalitat no es una buena estimación de la ganancia económica neta que se derivaría de la secesión de Cataluña».

«Una Cataluña independiente tendría que producir tales servicios por sí misma y seguramente tendría que hacerlo a un coste significativamente mayor que el actual debido a la pérdida de importantes economías de escala», han señalado. El estudio revela además que «el cálculo independentista supone que el PIB catalán no se vería afectado por la secesión, lo que es altamente improbable», de manera que «la previsible caída del comercio con el resto de España, que absorbe la mitad de las exportaciones catalanas, tendría un efecto muy significativo sobre la renta y el empleo».

«Si a esto se añade la salida de la Unión Europea y del mercado único y la pérdida del apoyo del Banco Central Europeo, los efectos adversos sobre la economía catalana podrían ser catastróficos», según el informe.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído