Michavila es sociólogo, comandante de artillería en excedencia y preside la compañía GAD3

El incombustible Pedro Arriola, los sondeos de Siso Michavila y los problemas de Mariano Rajoy

Ha iluminado a los dos presidentes populares del Gobierno

El incombustible Pedro Arriola, los sondeos de Siso Michavila y los problemas de Mariano Rajoy
Mariano Rajoy y Pedro Arriola. EFE

Todos los políticos intentan ver más allá del horizonte. Unos lo consiguen y otros no. Y eso, en gran medida, marca la línea que separa a los buenos políticos de los del montón, y de aquellos que por sus malas decisiones se pierden en el camino.

El interés por saber lo que va a pasar no es nuevo entre los poderosos de todo signo. Ha existido desde siempre. En la Antigüedad ningún gobernante emprendía una aventura sin antes enviar emisarios al oráculo de Delfos para que le dijera lo que le esperaba.

Sibilas, pitonisas, profetas, adivinos, echadores de cartas, astrólogos, videntes han puesto las más diversas técnicas al servicio de los líderes de turno a lo largo del tiempo.

Desde la mitad del siglo pasado el ejercicio de conocer lo que el futuro nos depara incluso se ha convertido en ciencia. La prospectiva o futurología se estudia hoy con éxito en universidades que buscan influir en el futuro.

En España, si alguien sobresale en el PP en esta faceta es Pedro Arriola, por cuanto ha sido capaz de guiar hasta el éxito electoral a diferentes líderes.

El gran «gurú» de Génova 13

Arriola, sin duda, es mucho más que un mero consultor de Génova 13. Ha sido un faro imprescindible que ha iluminado hasta La Moncloa a los dos presidentes populares del Gobierno, José María Aznar y Mariano Rajoy.

En cierta ocasión, María Dolores de Cospedal, mientras hablábamos de buenas y malas estrategias seguidas por su formación –casi todas adjudicadas al «gran gurú» Arriola–, destacó que, en última instancia, «estamos sólo ante un asesor». Y tenía razón. Quienes toman la decisión son, en definitiva, los políticos, y ellos son los responsables de los éxitos y de los fracasos.

Pero, esto, claro, no quita ni un gramo a la auctoritas bien ganada por Pedro Arriola. ¿Cómo no reconocerle haber sido el hombre que mejor ha sabido usar para el PP la brújula que apunta al humor de los ciudadanos?

Tan bien lo ha hecho que fue el explorador usado por Aznar para sacar al centro derecha del desierto de la derrota eterna, donde malvivía en los años ochenta, hasta llevarlo a la tierra prometida de la victoria electoral de 1996.

Viaje que después repitió con Rajoy hasta hacerle inquilino de La Moncloa en siete años, escoltándole tras la derrota de 2004 y abrigándole con las controvertidas estrategias de la «lluvia fina», la atención especial a Andalucía y Cataluña o la idea de mimar al electorado femenino, reacio por entonces a votar al PP.

La figura emergente de Siso Michavila

Naturalmente, Arriola no es el único «futurólogo» con predicamento en el edificio madrileño de la gaviota azul. Tampoco la lista es muy larga. Menos todavía desde que José Ignacio Wert, otro de los sociólogos preferidos por Aznar y Rajoy, fuese tachado de ella al ser nombrado ministro de Educación.

El pastel que Génova destina cada año a elaborar informes y estudios electorales es goloso. De ahí que cada vez haya más competencia. Sólo en el año 2011 la cifra dedicada a estos menesteres alcanzó casi los 3,5 millones de euros. Y la mayor parte fue a parar a la empresa que preside Pedro Arriola, el Instituto de Estudios Sociales.

Desde hace unos años, Narciso Michavila –hermano del que fuera ministro de Justicia, José María Michavila– también asesora sobre asuntos demoscópicos al cuartel general de los populares. Con importantes aciertos en sus predicciones. Lo que le ha valido adquirir cierta fama en la clase periodística, porque a diferencia de su antagonista Arriola, «Siso» Michavila, como familiarmente se le conoce, no es tan reacio a aparecer en los medios.

Michavila es sociólogo, comandante de artillería en excedencia y preside la compañía GAD3. Ha sido analista del Instituto de Estudios Estratégicos del Ministerio de Defensa, responsable de proyectos estadísticos del Ejército de Tierra y –dato curioso– portavoz de la brigada italo-española en Kosovo.

El traslado del ayudante de Michavila a La Moncloa

«Los ‘informes’ de Siso son cada vez más valorados en los despachos de Génova», señala un mandatario del PP.

De hecho, el prestigio de la empresa GAD3 quedó refrendado cuando, tras su victoria electoral de noviembre de 2011, Rajoy decidió fichar a Andrés Medina, la mano derecha de Michavila, para integrarlo al complejo de La Moncloa.

Allí, bajo la atenta mirada de sus «jefes», Jorge Moragas y Alfonso de Senillosa, Medina ha completado un Gabinete de Análisis y Estudios (junto a «otras lumbreras jóvenes» como Edu Baeza, Luciana Vignani y Antonio Vargas) capaz de sacarle las tripas a encuestas y sondeos hasta conocer por dónde andan los sentimientos de todo tipo de grupos y personas.

«Los buenos papeles de Andrés Medina, en un lugar como La Moncloa, donde tantos ‘papeles’ circulan, estos días causan furor», señalan fuentes monclovitas.

Autor

Antonio Martín Beaumont

Antonio Martín Beaumont, politólogo y periodista, es el actual director de ESDiario.com.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído