¿Es suficiente para alguien que ha pesado tanto en la Historia de España?

La nueva tarea asignada por el Gobierno a Don Juan Carlos pone en cuestión el ‘caché’ del viejo monarca

Su primera aparición tras aquella en el balcón del Palacio Real deja entrever, después de muchas especulaciones, por dónde van a ir los tiros de su trabajo

Mientras su hijo pasa sus primeras vacaciones como Rey en Marivent, Don Juan Carlos ha viajado a Bogotá para asistir a la investidura del presidente Santos

Desde que Juan Carlos I decidió abdicar en favor de su hijo se venía especulando mucho sobre cuáles serían sus nuevas funciones una vez que Felipe VI fuera proclamado.

Ahora, tras la primera aparición del Monarca jubilado desde aquella en el balcón del Palacio Real, ya comienza a intuirse. No sin debate en torno a su caché, y no ha hecho más que empezar.

Mientras su hijo pasa sus primeras vacaciones como Rey en Marivent, Don Juan Carlos ha viajado a Bogotá para asistir este jueves, 7 de agosto de 2014, a los actos de investidura de Juan Manuel Santos al comienzo del que será su segundo mandato.

Para eso ha quedado el Monarca de la transición, para representar a España en la toma de posesión de mandatarios internacionales, especialmente Iberoamericanos. Una tarea muy loable pero, que, no obstante, en la práctica supone un intercambio de papeles con su hijo.

No en vano, hasta su coronación y durante casi dos décadas el Príncipe de Asturias fue el encargado de esos menesteres. Según un recuento hecho por ABC, desde 1996 Don Felipe asistió a 69 investiduras al otro lado del Atlántico.

Esa labor estaba bien para un heredero al trono pero, ¿está a la altura del que durante casi cuatro décadas fue el jefe del Estado español?

Uno de los primeros en entrar de lleno en el debate fue Pedrojota Ramírez:

«Al ver a Juan Carlos haciendo de Felipe en Colombia mientras Felipe hace de Juan Carlos en Marivent se entiende aún menos la abdicación».

Ajeno al debate que empieza -o no, quién sabe-, Felipe VI ofreció este miércoles una recepción a las autoridades de Baleares en el Palacio de la Almudaina, como hacía cada verano su padre al comienzo de sus vacaciones.

Después se puso al frente de la tripulación del Aifos, el velero de la Armada Española, para competir en la 33 Copa del Rey de Vela.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído