POLÉMICA POR SUPUESTAS FILTRACIONES

Montoro abre una brecha en el casco de Podemos que desata el pánico

La situación fiscal de los dirigentes de Podemos se embrolla a ojos vista mientras los otros partidos se frotan las manos y los podemitas y el titular de Hacienda se colocan frente a frente

Montoro abre una brecha en el casco de Podemos que desata el pánico
Cristobal Montoro. PD

Cristóbal Montoro versus Podemos. El asunto de los ingresos del dirigente podemita Juan Carlos Monedero ha puesto al ministro de Hacienda en el candelero después de que la formación de Pablo Iglesias haya pasado al contraataque tras considerar que datos fiscales de sus responsables y del partido se han filtrado a los medios de comunicación.

Desde el Ministerio de Hacienda niegan que el ministro haya filtrado ningún dato al respecto. Fuentes oficiosas consultadas por El Semanal Digital señalan incluso que el titular de la cartera no ha entrado en el asunto de las cuestiones fiscales de Monedero ni en la posible apertura de una inspección a Pablo Iglesias, puesto que, como él mismo señaló en días pasados, la Agencia Tributaria actúa de oficio.

De hecho, Hacienda considera que todo el «ruido» generado es un intento de desviar la atención frente a los problemas a los que se enfrentan los responsables de Podemos. Quienes tratan desesperadamente de conocer cómo y desde dónde se han filtrado dichas informaciones fiscales que les conciernen.

La situación se ha enquistado y la formación de Iglesias ha hecho lo que muchos rumiaban: acusar a Montoro de ejercer como un delegado del Partido Popular en Hacienda utilizando la Agencia Tributaria como ariete.

El conflicto entre Podemos y el titular de Hacienda tiene visos de ir para largo después de que Montoro e Iglesias se hayan dedicado palabras mutuas. «Si baja el tono de voz y presenta las liquidaciones de todos los miembros de su partido, está cumpliendo mucho mejor con todos los españoles», afirmó Montoro mientras el líder de Podemos, desde Bruselas, le ha calificado de «ministro sólo para su partido».

Aunque tampoco el propio Montoro ha actuado de la forma más sutil. Desde hace tiempo algunos de sus compañeros de partido han venido alertando de forma discreta de que los modos del titular de Hacienda le iban a terminar pasando factura al bordear de forma peligrosa el artículo 95 de la Ley General Tributaria, que establece el carácter reservado de los datos con trascendencia tributaria.

En todo caso, parece que la batalla lleva camino de ser duradera, y no sólo porque el asunto de las cuentas toca directamente a la credibilidad de los dirigentes de Podemos. El resto de partidos, en un frente que va desde PP y PSOE a IU y otros, ha encontrado un agujero en la armadura de la formación podemita.

Ésta, a su vez, ha descubierto una cobertura en las cargas contra el ministro de Hacienda.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANA DIGITAL

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído