Se ha producido algo insólito hasta ahora en España: ningún político quiere solicitar la confianza del Congreso

El Rey inicia la segunda ronda de consultas a los partidos sin voluntarios a la investidura

Desde el PSOE, noqueados por las humillaciones de Podemos, insisten en que le toca el turno a "una persona" del PP

El Rey inicia la segunda ronda de consultas a los partidos sin voluntarios a la investidura
Felipe VI, Rey de España, en el salón del trono del Palacio de Oriente de Madrid. PD

El Rey Felipe VI afronta esta semana la segunda ronda de contactos con los líderes de los grupos políticos con representación parlamentaria sin la voluntad de ningún candidato para afrontar la primera sesión de investidura.

El endiablado tablero político que salió de las eleccioes del 20D ha provocado algo insólito en la historia de la Democracia española: ninguno de los políticos con más apoyos quiere solicitar la confianza a la Cámara porque ninguno la tiene.

Ni Mariano Rajoy, que contó con el respaldo de 7,3 millones de votos; ni Pedro Sánchez, que obtuvo el apoyo de 5,5 millones de ciudadanos, pretende aceptar la propuesta que tiene que hacer el monarca cuando vuelva a reunirse con todos los portavoces.

Al trepidante viernes político del 22 de enero, cuando Rajoy declinó la oferta del Rey de intententar la investidura y Pablo Iglesias humilló a Pedro Sánchez anunciando que va a ser vicepresidente y ha decidido que seis ministerios se queda Podemos, respondió este sábado la dirección del PSOE con algunas líneas de actuación plasmadas en un comunicado de cuyo contenido informó  César Luena, a los dirigentes territoriales (La extraña “desaparición” del único hombre que puede frenar a Pedro Sánchez).

La noche anterior, el torpe secretario de Organización socialista apuntó esencialmente por dónde iría la respuesta aunque se centró en el PP, y se obvió responder a la oferta de Gobierno de coalición, con reparto de carteras incluida, formulada por sorpresa por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que se adjudicó la vicepresidencia de ese hipotético gabinete.

Pedro Sánchez aceptará el encargo del Rey de tratar de formar Gobierno pero hasta que eso ocurra, previsiblemente el próximo viernes, no empezará las negociaciones formales y «transparentes» con las fuerzas políticas a las que quiere persuadir.

Al Rey le dirá, no obstante, que debe ser el PP el que asuma en primer lugar esa misión.

«Mientras tanto, el PSOE no va a emprender negociaciones con otras fuerzas políticas para intentar fraguar una alternativa de Gobierno estable».

Esta aseveración no cambia la intención de Sánchez de hacerse con lo que él llama una mayoría «progresista y reformista» -que no es otra cosa que una amalgama de antisistema y separatistas trufada de socialistas clásicos– pero sí difiere los plazos, por cuanto que esta semana transcurrirá sin que nadie negocie nada, aunque sí habrá aproximaciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído