Los posibles nuevos ministros no sueltan el móvil ni en la ducha

Rajoy guarda bajo siete llaves los nombres de su próximo gabinete

Se da por hecho un ministerio para Cospedal y se duda sobre la conveniencia de que sigan juntos Montoro y De Guindos en el Consejo de Ministros

El chiste en los pasillos de La Moncloa y sobre todo en la sede del Partido Popular de la calle Génova 13 de Madrid, es que han aumentado espectacularmente las ventas de fundas para móvil, porque son legión los populares que se lo llevan hasta la ducha, pendientes de la llamada de Rajoy.

Fuera de bromas, lo cierto es que que recién investido presidente del Gobierno no va a cambiar su estilo y su manera de hacer las cosas. Justamente, si algo se contrapone a la imprevisibilidad e improvisación es Mariano Rajoy quien en días anteriores a su investidura del 29 de octubre de 2016 decía a quien quisiera oírle que:

No he pensado ni un minuto en los posibles miembros de un próximo Gobierno del PP porque no he recibido aún el encargo del Rey de presentarme a la investidura.

Otra cosa es lo que piense de puertas para dentro y a buen seguro que, salvo pequeños detalles, ya tendrá perfilada la composición de su próximo gabinete. Pero Rajoy, enemigo acérrimo de los chismes y rumores de patio de vecindad asegura que no dirá que esa boca es suya hasta no haber hablado con el Rey Felipe VI y presentarle a éste la relación de ‘notables’ que se sentarán cada viernes en el Palacio de la Moncloa.

No le diré nada a nadie antes de hablar con su Majestad el Rey.

Quienes conocen a Rajoy, según cuenta este 30 de octubre de 2016 el diario ABC, están convencidos de que el presidente sólo está a la espera de llamar a los afortunados, algunos de los cuales seguirán como ministros ya que tampoco se espera que el jefe del Ejecutivo haga una revolución.

Yo, sinceramente, tengo mis dudas respecto a que Rajoy no tenga ya pergeñado su nuevo equipo.

Pero es evidente que Rajoy es un mago y un genio en esto de jugar con los tiempos y, sobre todo, cerrarse en banda a la hora de poder escrutar algún signo, alguna pista que ayude a dar claves.

Como anécdota, un ministro de la pasada legislatura, conoció que iba a estar en el Consejo de Ministros no sólo con el tiempo justo, sino que además tuvo que salir del taxi que le llevaba para poder mantener el secreto hasta que fuese oficial su nombramiento.

Sea como fuere, pasado el puente, el jueves 3 de noviembre de 2016 se dará a conocer a última hora de la tarde la composición de los ministros que conformarán el Gobierno de Mariano Rajoy.

De los que se da por hecho que continúan está, sin ir más lejos, la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, aunque ésta podría perder competencias como el control del CNI o la portavocía del Gobierno.

Donde se producen más discrepancias es en la continuidad del ‘pack’ Montoro-De Guindos. Como en las luchas fraticidas de la antigüedad, sólo puede quedar uno, que es lo que defienden los que apoyan la creación de una vicepresidencia económica que englobaría Economía y Hacienda en la que estaría Luis de Guindos, quien además guarda una estrecha y excelente relación con Bruselas.

Otros en cambio optan porque Rajoy va a mantener ambos ministerios independientes y entonces persistiría el dúo Montero-De Guindos al frente de Hacienda y Economía, respectivamente. Aunque también cabría la posibilidad, más remota, de que quien tuviera que dejar su puesto sea Guindos y para ello habría un recambio de garantías, Álvaro Nadal.

Rafael Catalá e Isabel García Tejerina repetirían como ministrables y, probablemente, en sus carteras actuales: Justicia y Agricultura, respectivamente.

COSPEDAL, APUESTA SEGURA

De lo que no se duda un ápice es que la que fuese en la legislatura 2011-2015 presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, tiene un asiento reservado en el Consejo de Ministros de los viernes en el Palacio de La Moncloa.

¿Qué puesto se le tiene preparado? Todo apunta al que ahora tiene Fátima Báñez, es decir, Empleo o también uno que está ahora mismo sin titular, el de Fomento, pero sin descartar el de Sanidad, donde tampoco hay inquilino tras la marcha de Alfonso Alonso a Euskadi donde luchó por ser presidente de esa comunidad autónoma.

El ministerio de Industria, también sin titular, según las cábalas de los rajoyistas más expertos, puede caer en la figura de un presidente autonómico y se ha pensado en la figura del castellano-leonés Juan Vicente Herrera.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído