La vicepresidenta aumenta su influencia a costa de María Dolores Cospedal y el resto

Soraya Sáenz de Santamaría coloca a sus ‘peones’ y gana peso en el Gobierno

La secretaria general del PP intenta sin mucho éxito disputar a la vicepresidenta su dominio entre los secretarios de Estado y en clave territorial

Soraya Sáenz de Santamaría coloca a sus 'peones' y gana peso en el Gobierno
Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores Cospedal (PP). EP

En los despachos de casi todos los Ministerios y desde luego del PP se escrutan al detalle las últimas referencias de los más recientes Consejos de Ministros

Igual que la opera nunca concluye hasta que ‘canta la gorda‘ y en las corridas ‘todo es toro hasta el rabo’, en la política española no hay nada decidido hasta que se pronuncia el jefe y en este caso, tratándose del partido Popular, el que manda, dec ide y marca tendencia es Mariano Rajoy.

A la espera de que el presidente decida, si tiene bien hacerlo, la disputa no está ganada (Rajoy y el partido de vuelta).

En el primer asalto de la formación del nuevo Gobierno Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría parece ir ganando.

La vicepresidenta renunció al escaparate de la portavocía pero se quedó con la negociación clave y el diseño de la estrategia política frente al desafío catalán y ahora ha extendido su influencia al área económica con ministros y personas de su confianza.

Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, aceptó un Ministerio institucional como Defensa pero está situando a cargos territoriales del partido en secretarías de Estado y cargos relevantes del segundo nivel del poder.

En los despachos de casi todos los Ministerios y desde luego del PP se escrutan al detalle las últimas referencias de los más recientes Consejos de Ministros. Se analizan nombres, currículos, alianzas y trayectorias.

En la primera impresión de los listados de los nombres de los ministros se constató el alto grado de poder concentrado en la vicepresidenta y su entorno.

Santamaría preservó sus anteriores funciones de coordinación del Ejecutivo, renunció a la portavocía y las ruedas de prensa de los viernes, pero ha acaparado las secretarías de Estado determinantes para la fase política que parece que Rajoy pretende abrir con el nacionalismo catalán.

La número dos del ejecutivo ya ha sondeado en varios contactos preliminares a los máximos responsables de la Generalitat de Cataluña, ha estudiado sus reivindicaciones y mantendrá en breve los primeros encuentros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído