Se frena su entrega: la Generalitat contaría con más armas de guerra para su 'ejército' si proclamara la república

Interior deja a los Mossos sin 800 fusiles de asalto y subfusiles por si las moscas

Sospechan que detrás de la petición de los de Puigdemont, disfrazada en razones de seguridad por la alerta antiterrorista, situada en nivel 4 reforzado, está el futuro embrión del 'ejército de la República catalana'

Interior deja a los Mossos sin 800 fusiles de asalto y subfusiles por si las moscas

El departamento de Juan Ignacio Zoido ha denegado el permiso para que la Generalitat disponga de 800 armas de guerra más -fusiles de asalto y subfusiles-, con los que reforzaría el arsenal que se considera suficiente para una policía autonómica.

No se fían un pelo.

Fuentes ajenas a entes oficiales sospechan que detrás de la petición de los de Puigdemont, disfrazada en razones de seguridad por la alerta antiterrorista, situada en nivel 4 reforzado, está el futuro embrión del «ejército de la República catalana».

Los Mossos ya cuentan con armas de largas, de guerra en definitiva, como el HK mp5, uno de los mejores subfusiles del mundo, con una capacidad de fuego y causar bajas en un eventual enemigo, que le destacan entre sus competidores.

Según da cuenta ‘La Razón‘, curiosamente, fue en una de las últimas reuniones, en febrero pasado, mantenidas por el consejero de Interior de la Generalitat, Joaquín Forn, con el Ministerio, cuando volvió a plantear el asunto. En medios catalanes se dijo que Forn había aludido al citado nivel 4 por la amenaza yihadista.

La policía catalana tenía que renovar sus armas de protección y ataque, argumentó. De la partida que permanece retenida, forman partes decenas de subfusiles así como una gran partida de munición. También quería 22 fusiles de asalto de máxima precisión como los que utilizan las fuerzas especiales (GEO, UEI, Seals, GIGN, Delta Force, GSG9, etcétera).

Forn, después del desastre operativo ocurrido en el piso operativo de los yihadistas en la localidad tarraconense de Alcanar, lo justificaba todo en la amenaza terrorista.

Aunque las cifras que se plantean en cada reunión son más pequeñas, las fuentes consultadas insisten en que lo que quiera la Generalitat son 800 armas de guerra, entre subfusiles y fusiles, con su correspondiente munición.

Los 22 fusiles de asalto irían destinados al Grupo Especial de Intervención (GEI), la unidad de élite del cuerpo. Se trata de armas de altas prestaciones con un calibre 5,56×45 mm. El precio, según se publicó, supera los 121.000 euros.

Otras armas, a los grupos antidisturbios y así hasta llegar a las 800.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído