Política
Las Reinas Sofía y Letizia, en una imagen de archivo.

La Reina doña Sofía se ha hartado y ha decidido plantarse ante la Casa Real. Siempre obediente, entregada y sacrificada por la Corona, la Emérita ha pensado que ha llegado el momento de levantar la voz.

No lo había hecho hasta ahora, siempre muy discreta, pero la situación familiar que está padeciendo por culpa de la Reina Letizia ha terminado por agotar su paciencia... y eso son palabras mayores porque doña Sofía ha sufrido un auténtico calvario personal por culpa de las aficiones del Rey don Juan Carlos.

Pero, según ha podido saber Periodista Digital de fuentes próximas a La Zarzuela, ahora la situación es insostenible. Los últimos enfrentamientos entre suegra y nuera han provocado el estallido de doña Sofía.

El triste capítulo del desprecio público durante la Misa de Pascua en Palma es solo la punta del iceberg. Las relaciones son pésimas y doña Letizia nunca ha evitado chocar con la Reina emérita. Es más, cuando ha podido, como el día de la Misa en Palma, ha escenificado esas diferencias que vienen de lejos y no ha tenido reparos en enfrentarse a su suegra para disgusto mayúsculo de la Familia Real.

Doña Letizia tiene especial animadversión por doña Sofía, un enfrentamiento que viene de lejos y que se remonta a tiempos en los que la Infanta Elena se separaba de su entonces marido, Jaime de Marichalar. La actual Reina se alineó entonces con Marichalar, algo que desconcertaba a toda la Casa Real. Desde ese momento las discrepancias se han ido sucediendo en asuntos como el aislamiento de la Infanta Cristina y su familia, las relaciones matrimoniales con el Rey Felipe VI e incluso el poco trato que tiene con sus nietas la Princesa de Asturias y la Infanta.

Y, como decimos, la Reina Sofía finalmente ha dicho ‘basta' y se ha plantado. Para ello ha trasladado una petición a los responsables de la Casa Real y de la Casa de Su Majestad el Rey que se resume en unas gráficas frases: dejar el paripé de las apariciones públicas y evitar en la medida de lo posible cualquier tipo de acto junto a la Reina Letizia.

La petición, según las mismas fuentes, ha sorprendido en La Zarzuela pero Casa Real atenderá la demanda de la Emérita. Las Reinas, a partir de ahora, solo coincidirán en público lo estrictamente necesario y obligado por el protocolo. Se acabaron los paseos y fotografías forzadas para aparentar una normalidad que no existe.