Política
La Reina por delante del Rey varios metros.

La presencia de la Princesa Leonor en Asturias para asistir allí a su primer acto oficial ha provocado un nuevo terremoto en la Casa Real por culpa de la incomprensible actitud de su madre, la Reina Letizia, que volvió a ofrecer un recital público de cómo no comportarse (El gesto ateo de la reina Letizia en plena iglesia por el que Casa Real se hace cruces).

Al margen del feo gesto menospreciando a los católicos durante la misa en Covadonga, del que ya ha informado Periodista Digital, en La Zarzuela ha molestado especialmente el comportamiento de la Reina con el Rey Felipe VI. Este pasado 8 de septiembre lo recordarán en Palacio como uno de los "días negros" en cuanto a las relaciones entre el Rey y la Reina por culpa del comportamiento de la monarca consorte (Las exigencias de doña Letizia al colegio de Leonor y Sofía dinamitan la Casa Real).

En la Casa Real se han analizado y criticado con dureza algunos de los comportamientos de doña Letizia. Creen que la situación ha pasado de insostenible a alarmante porque la Reina no tiene reparo en mostrar en público las discrepancias matrimoniales que ahora mantiene con don Felipe (Letizia y Felipe acompañan a sus hijas en la vuelta al cole y el atasco ha sido monumental).

Según aseguran a Periodista Digital fuentes próximas a La Zarzuela, en Palacio volverán a reprender a Letizia por varias acciones este pasado sábado y en los que la Reina se saltaba todas las normas del protocolo incluso el propio respeto a la Corona. Dos fueron especialmente significativos: a la entrada a la Real Basílica de Covadonga y durante el paseo de los Reyes y sus hijas para saludar a las personas que habían acudido al acto para arropar a la Familia Real.

A la entrada de la basílica la Reina no tuvo reparo alguno en adelantarse al Rey, dejándole atrás junto a la verdadera protagonista del acto, la Princesa de Asturias, y acceder primero al recinto por delante de Felipe VI.

Una situación anómala que volvió a producirse durante el paseo para saludar a los vecinos. Los responsables de la Casa Real e incluso de la seguridad de La Zarzuela volvieron a sorprenderse por la actitud de doña Letizia: se adelantó varios metros del Rey le dio así la espalda durante todo el recorrido. A él y a la Princesa Leonor porque la Reina siempre fue varios metros por delante de la mano de la Infanta Sofía. Un hecho insólito porque fue totalmente deliberado. Situación que se volvía a repetir durante un paseo campero por los parajes de Covadonga.