Política
Pedro Sánchez y su esposa Begoña Gómez.

Consejo de Ministros del viernes 14 de septiembre. Horas después de la tormenta desatada por culpa de las irregularidades en la tesis doctoral del presidente del Gobierno Pedro Sánchez (¿Demandará el exministro Miguel Sebastián a Jesús Maraña por acusarle de estar detrás de la 'fake tesis' de Sánchez?).

En La Moncloa planeaba el nerviosismo, las informaciones periodísticas sobre las dudas en la obtención del doctorado eran demoledoras y la oposición (PP y Ciudadanos) tenían cercado al presidente (Pedro Sánchez, doctor 'cum laude', tiene más de 40 faltas de ortografía en su tesis).

Los ministros estaban citados en La Moncloa, como cada viernes, y fueron testigos de un hecho poco usual: habían colocado una nota sobre la carpeta del presidente del Gobierno (Carlos Herrera provoca el pánico en Moncloa anunciando una denuncia contra Pedro Sánchez).

Sánchez compartió con su Ejecutivo el contenido de la misma. No era ningún secreto, minutos después lo hacía él a través de sus redes sociales con el siguiente encabezamiento:

"Esta mañana, en la mesa del Consejo de Ministros, me he encontrado una sorpresa... ¡Os quiero!".

La nota decía "Hola! Soy yo y te quiero mucho, papi. Te quiero y mola mucho!" e iba acompañada de muchos corazones (Pedro Sánchez utiliza sin pudor a sus hijas pequeñas en un intento desesperado por cerrar la crisis).

La prensa 'amiga' inmediatamente se hizo eco del detalle y trataba incluso de darle más prioridad informativa a esa inocente nota que a la polémica sobre el título universitario del presidente.

Pero, según ha podido constatar Periodista Digital, días después de esa anécdota epistolar comienzan a surgir dudas entre el personal de La Moncloa sobre la autoría real y que no sería de Carlota y Ainhoa, las hijas de Pedro Sánchez de 10 y 12 años, y sí podría ser un montaje de Begoña Gómez, la omnipresente esposa del presidente.

Así, han surgido muchos comentarios y dudas relacionados con la caligrafía de la nota. Idéntica, realizada por una misma mano, y con una calidad y claridad impropia para ser realizada por unas niñas de 10 y 12 años.

Del mismo modo, destaca la excelente ortografía así como el uso de los signos exclamativos de forma coloquial y adulto, sin hacer uso del signo inicial. La perfección del dibujo de los corazones también llama la atención.

Las sospechas apuntan, como han confirmado diversas fuentes a PD, directamente a la mujer del presidente y los comentarios se suceden en este sentido entre el personal del Palacio de la Moncloa.

Estaríamos pues ante un burdo y vergonzoso montaje. Esta posibilidad ya la deslizaba hace unos días de forma fugaz el periodista Santi González en el programa Herrera en COPE.