Política
El momento del saludo protocolario de los Trump con Sánchez y Gómez.

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, acompañado de su esposa, Begoña Gómez, acudía este pasado lunes 24 de septiembre por la noche a la recepción que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ofrece a los jefes de Estado y de Gobierno que acuden a la Asamblea General de la ONU, aunque entre los mandatarios solo hubo, como estaba previsto, un saludo protocolario. Así, Sánchez y Gómez se veían con Donald y Melania Trump.

A la tradicional recepción que ofrece el presidente del país anfitrión, en el hotel Lotte New York Palace Palace, solo acuden los mandatarios y sus acompañantes, pero no asesores ni colaboradores. La cobertura de prensa está limitada al equipo oficial de la Casa Blanca (Fran Rivera: "Pedro Sánchez viste como un mamarracho").

Sin embargo, durante el breve saludo se produjo algo poco habitual (El precio del vestido de la 'enchufada' Begoña Gómez que da calambres hasta a Melania Trump).

Según han explicado a Periodista Digital fuentes solventes del entorno gubernamental, la esposa del presidente español, Begoña Gómez, se dirigía a la primera dama estadounidense para realizarle una petición del todo inusual y fuera de lugar: solicitaba allí mismo y en frío mantener una reunión con Melania aprovechando el tiempo que los mandatarios internacionales iban a permanecer en la Asamblea.

La propuesta de la "enchufada" Gómez dejaba totalmente descolocada a Melania Trump que, según las mismas fuentes, reaccionaba en primer lugar con una tímida negativa alegando desconocer su agenda. Después de unos primeros segundos de desconcierto, el personal de la Casa Blanca acudía al rescate de la primera dama para reprender severamente tanto a Gómez como a un Pedro Sánchez que prácticamente era ajeno a lo ocurrido.

Los responsables de protocolo de la Casa Blanca afirmaron con rotundidad que ese "no es el marco adecuado para pedir una reunión bilateral", al tiempo que le recordaron a Begoña Gómez las múltiples obligaciones y compromisos de la primera dama estadounidense que tras terminar el acto de los saludos protocolarios tenía que atender hasta dos actos más en New York, entre ellos una recepción con todas las esposas de los mandatarios.

El ridículo del presidente del Gobierno y de su esposa fue mayúsculo, tal y como explican las mismas fuentes, porque la petición fue rápidamente comentada entre todo el personal de la Casa Blanca, no salían de su asombro. (Los reales motivos de Peñafiel para hundir en las cloacas del descrédito a la esposa de Sánchez).

De esta forma, el paso de Begoña Gómez por la Asamblea General de la ONU no ha pasado desapercibido tampoco por la elección de su vestuario. La mujer del presidente de España eligió para la ocasión un vestido con el que eclipsó a la primera dama de Estados Unidos. Se decantó por un modelo del diseñador Delpozo, valorado nada más y nada menos que en 2.300 euros, de corte midi y en color azul, granate y blanco. (El precio del vestido de la 'enchufada' Begoña Gómez que da calambres hasta a Melania Trump).