Política
Doña Letizia y la infanta Elena.

La Casa Real había "activado" el plan de representación monárquica para la primogénita de los Reyes eméritos Don Juan Carlos y Doña Sofía, la Infanta Elena, que recuperaría así parte de la agenda oficial perdida hace años por culpa del escándalo de la imputación de su hermana la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin (¿Por qué estas fotos de Letizia sorprenden a la prensa extranjera?).

Después de algunos comportamientos erráticos de la Reina Letizia y las malas relaciones con el resto de la Familia Real, la Casa de Su Majestad el Rey impulsaba un nuevo plan de acción que restituía en sus funciones de representación a la Infanta Elena e intensificaba la agenda de la Emérita Doña Sofía.

Al tiempo la Reina era alejada de cualquier decisión y del núcleo duro de Palacio (La escena de Kate Middleton que nunca verás protagonizar a la Reina Letizia).

Doña Letizia perdía protagonismo y, lo que es más importante, poder de decisión sobre los asuntos que afectaban directamente al Rey Felipe VI y a la Monarquía. Una situación que lógicamente provocaba un enorme malestar en Letizia Ortiz que ha afectado incluso a sus relaciones matrimoniales con Don Felipe. ( El Rey Felipe estalla contra doña Letizia: "¡Eres Reina 24 horas, no es un trabajo de 8 horas!").

La Infanta Elena y Letizia Ortiz no solo no se hablan sino que evitan coincidir en cualquier acto público o evento privado. La animadversión es recíproca y por ello la Reina emprendía una campaña personal contra el regreso de Elena de Borbón a la agenda Real (La pillada in fraganti de la Reina Sofía con su nieta que deja fatal a la Reina Letizia).

Según ha podido saber Periodista Digital de fuentes próximas a La Zarzuela, después de no pocas presiones, desencuentros familiares y enfrentamientos con Don Felipe, la Reina Letizia ha ganado una batalla en su particular guerra: El Rey ha reculado y ha ordenado "congelar" la presencia de la Infanta Elena y si no apartarla de nuevo totalmente de la agenda de la Casa Real, sí restarle protagonismo y reducir al máximo su presencia institucional. ( El 'top secret' de la monarquía: un tremendo lío de celos entre doña Letizia y Felipe VI).

Es una batalla ganada por doña Letizia en su pulso con la familia del Rey. El Monarca, según las mismas fuentes, cede así para intentar limar asperezas y frenar la escalada de tensión entre él y su esposa.

Letizia Ortiz mantiene un enfrentamiento muy duro con su cuñada tras su separación de Jaime de Marichalar. La entonces Princesa de Asturias se posición del lado de Marichalar en su tenso divorcio con la primogénita de los Reyes eméritos.