Política
Fernando Grande-Marlaska y Dolores Delgado. EF

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, que según desvelaron unos audios de Villarejo llamó "maricón" al juez Marlaska, considera que hay un componente machista en las acusaciones que se vierten contra ella ( 'La comilona del Rianxo': Lola, Villarejo, 'El Gordo', Garzón y dos comisarios del montón).

Pero no por cualquier cosa. 'Lola', la amiga de Villarejo, entiende que eso se da especialmente cuando es tildada de "marioneta" del ex juez Baltasar Garzón (La ministra Delgado, la del 'Marlaska maricón', le hizo un favor millonario al comisario Villarejo).

Lo ha soltado tan pancha en una conversación informal con periodistas en la recepción de la Fiesta Nacional en el Palacio Real (¡Qué se preparen el Rey y la Reina, que llegan Pedro Sánchez y su mujer a quitarles el puesto! ).

Delgado se ha mostrado convencida de que ese tipo de manifestaciones no se harían si el ministro de Justicia fuese un varón y ha lamentado que eso no es "política con mayúsculas" ( Jiménez Losantos: "La ministra, 'Lola' para el hampa policial, no sólo decía que Marlaska era maricón").

Además, ha insistido en que no piensa dimitir y ha remarcado que siempre ha tenido el apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ( Cristina Almeida hace un alegato feminista y luego defiende a la ministra del 'maricón' y las 'putas' de Villarejo ).

Dolores Delgado quedó retratada por una alusión homófoba sobre un magistrado que se sienta con ella en el Consejo de Ministros. Habla concretamente del hoy ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al que llama "maricón".

El digital ‘moncloa.com' desvelaba este desliz de la por entonces fiscal en una segunda entrega de las grabaciones en una comida en el restaurante Rianxo en Madrid en las que además de Delgado y Villarejo están el exjuez Baltasar Garzón, apartado de la profesión por prevaricación, y Enrique García Castaño, imputado en la ‘operación Tándem'.

En esas conversaciones, Delgado reconoce también que tiene preferencia por los "tribunales de hombres" porque son, dice, "más transparentes". Y añade: "Mira, yo te voy a decir una cosa. A mí que me den un tribunal de tíos. Y no me llevo mal con las tías. Pero de tíos, que justamente sé por dónde van. En cada gesto, en cada cosa. Sé por dónde van".