Política
Pedro Sánchez y Begoña Gómez TW

Las múltiples caras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, las cuales han quedado reflejadas en múltiples ocasiones con su camaleónica y desastrosa política, lo retratan esta vez más que nunca a cuenta del tan raído tema de las hipotecas. (El llamamiento del terrateniente Pablo Iglesias tras conocer la sentencia de las hipotecas).

Convertido ahora por obra y gracia de su estrategia populista en implacable azote de los bancos, tiene mucho que callar y no menos que agradecer: tiene una hipoteca chollo que para sí quisiera más de uno.

Lo recuerda Miguel Blasco en 'EsDiario', El socialista se ha convertido ahora en azote de los bancos, pero no siempre fue así. Cuando formaba parte entre 2004 y 2009 de la Asamblea General de Caja Madrid, en su condición de concejal de la capital la Asamblea General de la entidad, -y cuando Miguel Blesa estaba al frente de la entidad-, obtuvo una hipoteca bonificada.

A él también le tocó pagar a la Comunidad de Madrid el impuesto sobre actos jurídicos documentados. Pero en su caso lo compensó con creces con las condiciones tan ventajosas en las que le fue concedido el préstamo.

Al formar parte de los órganos de decisión de Caja Madrid (además en los años de mayores desmanes y de la ruinosa compra del City National Bank of Florida), Sánchez tuvo ciertos privilegios, como reconoció él mismo en un anexo a su declaración de bienes y rentas que colgó en la página web del PSOE en octubre de 2014 y que ya hace mucho que no está:

En el documento se especificaba que Sánchez y su mujer contrataron una hipoteca con Caja Madrid en septiembre de 2005, por valor de 293.700 euros y con un tipo de interés del 1,75% más euríbor. Se le quedó una cuota mensual de 1.397,40 euros.

Alquiló ese inmueble por aquel entonces, y una década después sigue pagándola, pero cargando contra los bancos.

El vídeo oculto de Iglesias grabado pocas horas antes de hipotecarse que muestra su verdadera cara