Convención del PP

Mariano Rajoy: «Ahora los independentistas ya saben lo que pasaría si algo así se repite»

El presidente del Gobierno reconoce que la crisis del procés 'no ha sido nada fácil'

Mariano Rajoy: "Ahora los independentistas ya saben lo que pasaría si algo así se repite"
Mariano Rajoy (PP), presidente del Gobierno de España. EF

No es Mariano Rajoy de los que se hacen pipí de entusiasmo o caca de miedo y lo ha vuelto a dejar claro. En un día, este 8 de abril de 2018, en el que le dieron el desayuno con alguna encuesta pavorosa para el PP, el presidente del Gobierno ha seguido a lo suyo, sin siquiera pestañear (‘El País’: Cs arrasa (28,7%), el PP sufre (20,4%), PSOE pincha (19,1%) y Podemos suda (18,3%)).

Mariano Rajoy ha dedicado una buena parte de su discurso en la clausura de la Convención del Pp celebrada en Sevilla a lo que ha sido «el reto más difícil»al que se ha enfrentado su Gobierno: el procés independentista en Cataluña.

El presidente del Gobierno ha recordado a los independentistas que «ahora ya saben lo que pasaría se algo así se vuelve a repetir».

Ese mensaje llega en un momento en que el ex vicepresidente del Govern Oriol Junqueras, buena parte del resto de su antiguo gabinete y los máximos dirigentes procesistas están en prisión provisional a la espera de juicio por los delitos de rebelión y malversación.

Mientras que el ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont permanece en libertad bajo fianza en Alemania a la espera de la Justicia germana decida sobre su extradición a España.

Tras reconocer que «el ataque a nuestra soberanía nacional ha sido el mayor desafío al que nos hemos enfrentado», el presidente del Gobierno se ha mostrado convencido de que gracias a su actuación, a su «respuesta a la altura del reto» la crisis está casi resuelta:

«Todo lo que vivimos será pronto un mal recuerdo. Que nadie lo dude. España seguirá unida».

«La decisión más dura fue la del 155», ha relatado el presidente rememorando la tensión política que se vivió el pasado octubre.

«Tuvimos que negociar con tenacidad para que el no rotundo de algunos se convirtiese en un sí entusiasta», ha añadido en referencia al respaldo que arrancó de Ciudadanos y del PSOE para poner en marcha ese artículo de la Constitución en Cataluña.

Y es que «algunos lo veía como una minucia y otros como algo apocalíptico», pero el Gobierno «actuó con responsabilidad», aplicó ese artículo y convocó elecciones en Cataluña.

De esos comicios todavía no ha salido un nuevo presidente de la Generalitat. Puigdemont quiso presentarse a la investidura, pero el Gobierno lo evitó con un recurso al Tribunal Constitucional que «fue muy criticado«.

Rajoy también ha sacado pecho de esa actuación:

«Hoy Puigdemont no es presidente gracias a la actuación del Gobierno».

Pero ese recurso ha provocado también una paralisis en la política catalana. De momento no hay Govern, aunque sí un candidato a la investidura, el ex presidente de la ANC, el golpista Jordi Sànchez, que también está en prisión y que tampoco gusta al Gobierno central.

Por eso, Rajoy ha hecho el enésimo llamamiento a las fuerzas independentistas en el Parlament para que configuren «un gobierno viable, que respete la ley y que gobierne para todos los catalanes».

Y es que el Ejecutivo central es uno de los principales interesados en que haya Govern en Cataluña, pues eso permitirá levantar el artículo 155.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, llevó los presupuestos al Congreso el martes, pero no tiene apoyo suficiente para aprobarlos porque el PNV, cuyos votos son imprescindibles, se niega a pactar mientras el 155 siga en vigor. Para Rajoy, esos presupuestos son un seguro que le permitirá agotar la legislatura.

Por eso, el residente ha recordado durante su discurso de clausura de la convención del PP en Sevilla que esas cuentas son «viables«, supondrán la creación de 475.000 empleos y el alza de las pensiones más bajas.

Y tampoco ha olvidado el verdadero objetivo de esta convención: dar un impulso al PP ante la subida electoral de Ciudadanos que auguran las encuestas.

Los populares creen que la inexperiencia es el talón de Aquiles del partido de Albert Rivera. Así que Rajoy ha hurgado en esa herido al recordar que «el alcalde más humilde de la sierra de Grazalema tiene más experiencia que algunos lenguaraces que tanto consejo regalan».

Ese dardo envenenado no ha sido el único que ha lanzado el presidente a sus oponentes políticos.

También ha habido para el PSOE:

«Unos dicen una cosa en Cataluña y otra en Andalucía, no atienden más que a lo que les conviene y no tienen una idea sobre España, porque no entienden España».

Y para Podemos:

«Hay otros peores como los que picotean ideas y modelos en Irán o Venezuela».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído