La orden sobre los primeros artículos que deben ser 'desalojados' de Moncloa, cuando se muda un nuevo presidente, la dio en su día Pilar Ibáñez-Martín, esposa de Calvo-Sotelo

El nuevo destino del conyugal colchón monclovita de Mariano Rajoy y su mujer

Velará los sueños de algún necesitado

El nuevo destino del conyugal colchón monclovita de Mariano Rajoy y su mujer

En la mudanza del Palacio La Moncloa lo primero que se cambia son tres cosas: el colchón de la cama del presidente saliente, las sábanas y las toallas. La orden la dio en su día Pilar Ibáñez-Martín, esposa de Calvo-Sotelo. (La caprichosa y millonaria primera decisión de Begoña Gómez sobre La Moncloa).

El primer artículo de la alcoba de Mariano Rajoy y su mujer, Elvira Fernández, lo tiene ya en sus manos una ONG, así que Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, no tendrán que pasarse ninguna noche en vela por yacer sobre el mismo, presos quizá de algún que otro remordimiento o aprensión. (Mariano Rajoy abandona la política entre lágrimas: «El PP tiene que seguir con el liderazgo de otra persona»).

Según da cuenta ‘El Español‘, el nuevo jefe del Gobierno puede traerse la cama de casa, según las declaraciones de la exempleada de Moncloa y escritora Mª Ángeles López de Celis:

«Lo del colchón es habitual, pero hay estructuras que no se pueden cambiar, como el cuarto de baño. Toca aguantarse: no se va a construir a gusto de cada jefe del Gobierno».. Cosas de la casa. Nadie quiere dormir en la cama en la que ha dormido tu adversario político.»

Pero la vivienda real está en la segunda planta. «Tiene algo más de 200 metros cuadrados, no es grande», mapea la  mentada:

«Es un palacio pequeño, incómodo, antiguo. Con estructuras bastante ruinosas, incluso. Se han hecho algunas reformas, se ha intentado modernizar la instalación eléctrica. También que el despacho del presidente dejara de oler a las comidas de las cocinas de abajo, por ejemplo. No es una estructura que se pueda considerar un hogar».

La distribución es clara: ocho habitaciones, nueve baños y tres vestidores. La familia ideal que acoger en el palacio sería no superior a 5 miembros. En la época de la presidencia de Leopoldo Calvo-Sotelo, por ejemplo, hubo que habilitar las buhardillas del edificio, puesto que el exjefe del Gobierno y su mujer eran padres de 8 niños.

«La vivienda no está separada de todo lo demás. No tiene una intimidad como la casa de uno».

Antiguos trabajadores del edificio relatan al medio citado que la habitación del presidente es austera, con una única cama. Tiene una pequeña antesala o hall y dos vestidores. También cuenta con una suerte de office, de minicocina para poder tomar alguna bebida o infusión de noche sin necesidad de molestar al personal de cocina. Se puede acceder a dos baños.

Mucho ojo al debut televisivo de Pedro Sánchez con Xavier Sardá y defendiendo a los GAL

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído