Dolores Delgado, íntima del exjuez Baltasar Garzón, estuvo en la famosa excursión cinegética que precipitó la dimisión del entonces titular de Justicia, el socialista Mariano Fernández Bermejo

La conspiración en plena cacería Gürtel que pone en el punto de mira a la ministra de Justicia

La conspiración en plena cacería Gürtel que pone en el punto de mira a la ministra de Justicia
Dolores Delgado TW

La fiscal Dolores Delgado (Madrid, 1962) es la segunda mujer que encabezará el Ministerio de Justicia, al que llega con un amplio bagaje en la lucha contra el yihadismo, materia en la que es especialista en la Fiscalía de la Audiencia Nacional, en la que ha ejercido como coordinadora de terrorismo internacional y de breve portavoz. (El Gobierno de Pedro Sánchez: 17 ministerios con once mujeres al frente).

En su dilatada carrera, empero, figura una mancha que a buen seguro ensombrece su trayectoria, y que puede traer por el camino de la amargura al benevolente Pedro Sánchez. (El día en que Màxim Huerta se choteó de Pablo Iglesias y lo puso a hacer caca en público).

La fiscal y nueva ministra de Justicia, Dolores Delgado, junto al juez Baltasar Garzón.Lo recuerda Miguel Blasco en ‘EsDiario’, quien apunta a un episodio muy significativo y preocupante proptagonizado por esta mujer que guarda una estrecha relación con el exjuez Baltasar Garzón:

La noticia trascendió, en la desaparecida revista Época, el 11 de febrero de 2009. Cinco días antes, el 6, el juez Baltasar Garzón ponía en marcha desde el Juzgado Central de Instrucción 5, la operación Gürtel, una macrorredada en varios ayuntamientos madrileños gobernados por el PP por presunta corrupción.

Desde aquel juzgado de Garzón -inhabilitado posteriormente por prevaricación por el Tribunal Supremo– se produjeron más de 31 detenciones. Era viernes, y las detenciones fueron televisadas en horario de máxima audiencia. Seis días después, estalló el escándalo que convulsionó a los populares.

Fue cuando se supo que ese mismo viernes, ya por la noche y con la operación Gürtel en boca de toda España, el juez Garzón coincidió en la cena de apertura de una cacería, en Jaén, con el ministro socialista de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, uno de los más activos azotes del PP. Pues bien, en esa cacería estaba también Dolores ‘Lola’ Delgado, entonces fiscal de la Audiencia Nacional y desde este miércoles flamante ministra de Justicia de Pedro Sánchez. Toda una conspiración.

La polémica fue de tal envergadura y la indignación del PP de tal calibre, que Fernández Bermejo se vio obligado a dimitir. Después trascendería también que las escuchas de Garzón a los abogados de los implicados en la Gürtel fueron ilegales. Por ello y por la causa de los crímenes franquistas acabó inhabilitado.

Por si fuera poco la presencia de ministro, juez y fiscal, en la cacería estaba también el comisario general de Policía Judicial, José Antonio González. González, vinculado históricamente al PSOE, dependía del entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Con este bagaje y su presencia en una cacería que fue considerada por muchos un «contubernio» contra el PP llega Dolores Delgado al Ministerio de Justicia. Y justo cuando todavía están en los juzgados muchos de los casos de corrupción que afectan al PP.

Jordi Évole, entregado y comprensivo con Garzón – 17-12-2012

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído