Política

Los gastos públicos y privados de la mujer de Pedro Sánchez están calificados como Secreto de Estado. El presidente ha usado una más que cuestionable treta para ocultar el dispendio con cargo al erario: una ley firmada por Francisco Franco en 1968 y desarrollada luego en un acuerdo del Consejo de Ministros en 1986. (El sucio truco del pájaro Sánchez para ocultar los elevados gastos públicos de su avispada esposa).

Lejos y olvidadas quedan las palabras que pronunció el presidente de Gobierno en enero de 2016, durante una ponencia en el Fórum de la Nueva Economía en la que, para incentivar el mensaje de "regeneración" que luego esgrimió para justificar la moción de censura, presentó un listado de compromisos que ahora él mismo incumple y no traslada al caso de su esposa en relación a sus viajes, agendas o ingresos. (Las 'vacaciones a cuerpo de rey' que se pegan el 'okupa' Pedro Sánchez y Begoña Gómez).

En el vídeo 'secreto' que abre estas líneas, recuperado por 'EsDiario', habla de "publicidad y transparencia total en relación a su actividad, sus agendas y los viajes".

La intervención de Sánchez en la que anunció una batería de medidas de obligatorio cumplimiento en el PSOE y para sus propios parlamentarios, algunas de ellas ya recogidas en la Ley de Transparencia y Buen Gobierno de 2013 aprobada por el PP, es una enmienda a la totalidad de su actitud y decisiones una vez llegado a La Moncloa.

Su disertación pilotó sobre cinco puntos, solemnemente detallados por él mismo, vinculantes para todos los miembros del PSOE y resumidos en la obligación de publicar toda la información que ahora él oculta y en elevar la "exigencia del régimen de incompatibilidades" que hace inviable que cualquier diputado socialista, por ejemplo, tenga un trabajo privado como el de la esposa del presidente.

Y mientras tanto, el Gobierno saca ahora un gasto de 282,93 euros por el viaje del presidente al Festival de Benicàssin (FIB) de julio. El asesor del PP Luis Salom tacha de mentira la respuesta oficial.

Presidencia del Gobierno sigue sin aclarar cuánto costó el viaje en avión de las Fuerzas Armadas que Pedro Sánchez realizó el pasado mes de julio a Castellón para asistir al Festival Internacional de Benicássim (FIB). En una contestación por escrito se limita a indicar que el

"gasto total computado por el Departamento de Protocolo los días previos fue 282,92 euros".

Este dato consta en una respuesta formal del Ejecutivo al asesor del Partido Popular en el Ayuntamiento de Valencia Luis Salom, quien había solicitado la información a través de la Ley de Transparencia, después de que el pasado 17 de agosto la agencia Servimedia, tras otra solicitud, contara que Sánchez había decretado el viaje como secreto oficial.

Ambos llevaron la resolución de Presidencia del Gobierno al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTyBG). Este organismo resolvió que el viaje de Sánchez no era un secreto oficial e instó a Sánchez a aportar información al respecto para cumplir con la Ley de Transparencia, rendir cuentas e informar sobre el uso de fondos públicos.