Política
Doña Letizia y la Reina Sofía, en una imagen de archivo.

La Infanta Cristina pasaba la Nochebuena en dependencias Reales para vivir estas Navidades en Familia junto a sus padres, los Eméritos Don Juan Carlos y Doña Sofía, su hermana Elena y el resto de sobrinos y familia. También tuvo contacto con su hermano, el Rey Felipe VI y solo el mínimo imprescindible con su cuñada, la Reina Letizia.

Pese a los intentos de Juan Carlos y Doña Sofía de pasar unas navidades en paz, lo cierto es que el reencuentro terminó de nuevo en gran bronca. Al menos así lo han asegurado a Periodista Digital fuentes próximas a La Zarzuela que cuentan que de nuevo la Infanta Cristina ha sido el motivo de la disputada.

La Reina Sofía se ha cansado ya de tanto "feo" de Doña Letizia a su hija y de las restricciones impuestas por la Reina en cuanto a fotografías o gestos en público y le ha recordado a Letizia Ortiz su origen "plebeyo" durante una más que tensa charla entre ambas y su hijo, el Rey Felipe.

Doña Sofía, que recuerda una y otra vez que la Infanta Cristina ha sido absuelta de cualquier delito, considera que ya ha cumplido la "oscuridad" tiempo suficiente y que cualquier veto actual es además de un "exceso" una "injusticia". Pero Doña Letizia sigue empeñada en su guerra contra Cristina de Borbón, algo que en la Casa Real -no solo la Reina Sofía- se interpreta como "una guerra personal que nada tiene que con cuidar la imagen de la Monarquía como vende la Reina".

Y este reproche también se lo ha hecho saber la Reina emérita a una doña Letizia que habría zanjado la discusión entre gritos, según han asegurado a PD las mismas fuentes. Pero la Reina Sofía no se rinde y ha comunicado a la Casa de Su Majestad el Rey que está dispuesta a luchar hasta al final para restituir la imagen de su hija Cristina. Y lo hace sabedora de la simpatía de la que siempre ha gozado Doña Sofía, tal vez el miembro de la Casa Real más valorado por todos los españoles.

Y la Reina emérita ya ha comenzado su campaña en pro de su hija y lo ha hecho antes de lo que se esperaba con un gesto que ha noqueado a la Reina Letizia: ha acudido a un concierto navideño en el Teatro Real con la única compañía de su nieto, Juan Urdangarin, y la Princesa Irene y lo ha hecho sin esconderse a la vista de todos y dejándose fotografiar.

Juan Urdangarin, hijo de Iñaki y Doña Cristina y sobrino de los Reyes, es sin duda el miembro de la familia que peor se lleva con Doña Letizia a quien detesta y así lo ha evidenciado reconociéndolo en conversaciones en el ámbito de la Familia Real. El año 2019 no arranca tranquilo en La Zarzuela.