Política
Doña Letizia y el Príncipe Carlos, esta semana en Londres.

Tal y como le hemos venido contando estos días en Periodista Digital, los medios ingleses adoran a Letizia y están siempre muy pendientes de ella. La inauguración de la exposición Sorolla: Master of Light ha llevado a la reina Letizia de viaje oficial a Londres este miércoles 13 de marzo (La prensa inglesa enamorada de la Reina Letizia: "Deslumbrante" e "increíblemente guapa”).

La monarca ha acudido sin el rey Felipe VI para encontrarse con el Príncipe Carlos de Inglaterra, que ha estado en la cita sin Camila Parker (La reina Letizia se pasa de confianza con el príncipe Carlos y los medios ingleses dicen esto…).

Los dos se encargaban de dar el pistoletazo de salida a esta muestra que podrá verse del 18 de marzo al 7 de julio en la National Gallery y los dos han sido el foco de atención, especialmente la reina española, a la que los medios británicos especializados en moda siguen de cerca desde hace años (Doña Sofía sacude la Casa Real atacando a la Reina Letizia 'porque va con Podemos').

Pero antes de esa inauguración oficial ocurría algo que si bien ha pasado desapercibido para los medios de comunicación no ha sido así entre las dos Casas Reales por un 'incidente' muy poco habitual que ha forzado a la Casa Real española a pedir oficiosamente disculpas a la británica Casa de Windsor.

Según ha podido saber Periodista Digital, la comitiva de la Reina Letizia llegaba injustificadamente con casi media hora de retraso sobre la hora pactada a la National Gallery de Londres obligando así al heredero de la Corona británica a permanecer de plantón muchos minutos en plena calle.

El estricto protocolo de la Casa Real inglesa permite que, por cortesía, sus miembros reciban a sus invitados en el exterior solo si se trata de algún miembro de otra Familia Real y por un espacio no superior a lo razonable: un par de minutos.

Pero en este ocasión, y de manera insólita, el príncipe Carlos de Inglaterra tuvo que esperar a Doña Letizia a las puertas de la galería esa interminable media hora. Y, lo que es peor, sin comunicación alguna con la comitiva española y sin conocer el motivo de la sorprendente demora.

Esta situación, según aseguran a Periodista Digital fuentes próximas a La Zarzuela, provocaba el nerviosismo entre los responsables de la Casa de Windsor y una protesta informal hacia la Casa Real española que tuvo que disculparse inmediatamente con sus antitriones. 

Pero la cosa se ha complicado aún más. El protocolo de la Casa Real británica había dispuesto a todos los medios gráficos allí presentes en el interior de la National Gallery, así que no había imágenes de la espera... no había en principio porque ahora un tuitero ha subido un vídeo de la vergonzosa espera del Príncipe Carlos.

Algo que ha puesto la guinda al pastel del enfado.