Política
Letizia Ortiz, en su etapa mexicana vendiendo cigarros.

Está a punto de cumplir los 87 años y Jaime Peñafiel no deja escapar una sola oportunidad para mostrar su enorme rencor hacía la Reina Letizia (Corinna quiere hablar con la Reina Letizia porque se siente 'intimidada' y quiere que le eche una mano).

Desde su tribuna en el diario El Mundo esta semana ha vuelto a la carga y lo ha hecho para remover el pasado de la entonces estudiante de Periodismo en México, Letizia Ortiz (Doña Sofía vuelve a Mallorca un año después de la pelea con la Reina Letizia).

Cierto es que esa etapa de juventud de la ahora Reina está marcada por la polémica precisamente por tratarse de quien se trata (La reina Letizia se pondrá al servicio de Google).

Peñafiel ahora da un paso más y publica con pelos y señales el nombre de quien fuera amante de Doña Letizia en su etapa mexicana, su jefe en el periódico azteca en el que trabajó: Luis Miguel González (Alonso Guerrero, exmarido de la reina Letizia, se casa con su novia republicana de juventud).

Esta sería la confirmación de uno de los amoríos, diversas fuentes apuntan que no fue ni mucho menos el único, que la entonces estudiante de postgrado tuvo durante sus meses de aventura en Jalisco.

El romance era conocido por sus compañeros de la prensa. Pero hay otro problema: el trabajo que antes del periódico pagaba la estancia de Letizia Ortiz en su estancia mexicana, azafata para vender tabaco. Las fotos de ‘cigarrera' han sido todo un quebradero de cabeza para la Reina, que -según ha podido constatar Periodista Digital- siempre ha querido eliminar de la hemeroteca.

Y Jaime Peñafiel ataca a la ahora Reina no por esta forma de ganarse unos cuantos pesos sino por las contradicciones e incoherencias de Letizia Ortiz:

"Trabajaba de azafata de una marca de cigarrillos. Los vendía por la capital de Jalisco vestida con los colores corporativos y la marca del tabaco bordada en la camisa. Lo más extraño y sorprendente es que Letizia ha sido, de un tiempo a esta parte, abanderada de una lucha anti tabaco. Lo considera una enfermedad y una amenaza social y médica. Nunca se le ha visito fumar y no tolera que se fume en su presencia".

El veterano cronista de las Casas Reales toca a Doña Letizia donde más le duele y después de varias semanas de tregua, vuelve a la guerra contra la Reina. Lo peor para la Casa Real es que tiene pinta de ir a más.