Política
Doña Letizia, Felipe VI y Don Juan Carlos.

La Casa Real es un polvorín. Las últimas informaciones reveladas a Periodista Digital por fuentes próximas a La Zarzuela así lo afirman y apuntan que lo peor está por llegar (Así se ha vengado de Sofía, Letizia I, 'La Rencorosa’, un año después de Palma).

La Semana Santa puede ser un calvario para la Familia Real ahora más rota que nunca (Filtran nuevos y escandalosos datos de Letizia Ortiz en México que hunden a la Reina).

El nuevo motivo de conflicto tiene dos protagonistas habituales de los líos, pero nunca antes vinculadas directamente la una con la otra: la Reina Letizia y la amiga especial del Rey Juan Carlos I, Corinna Larsen (Corinna quiere hablar con la Reina Letizia porque se siente 'intimidada' y quiere que le eche una mano).

Ahora sí puede haber algún tipo de relación y eso ha provocado un incendio en la Casa Real.

A saber, tal y como les contábamos en PD, Corinna ha solicitado una reunión con Doña Letizia para "poner fin a la campaña de siete años de abuso e intimidación contra ella". Para conseguir ese fin, los prestigiosos abogados de la alemana están trabajando para concretar la cita aunque todavía, como es lógico, no ha recibido confirmación oficial de la Casa Real.

Pero lo especialmente llamativo es que desde La Zarzuela no han pasado de la petición de la amiga especial de Don Juan Carlos sino que han dado respuesta a la súplica con mucha diplomacia, si bien todavía no han confirmado que se autorice la cita entre la actual Reina y la aristócrata germana.

Las fuentes consultadas por Periodista Digital señalan a que Doña Letizia ha convencido al Rey Felipe para que diga sí al encuentro entre ambas y así actuará Casa Real, aunque lógicamente cuidando al máximo los detalles para que la reunión se produzca en la más estricta confidencialidad.

"Como si de un secreto de Estado se tratase", apuntan las mismas fuentes a Periodista Digital.

Para evitar filtraciones, cualquier tipo de material audiovisual o fotos que resultarían demoledoras para la Monarquía, es muy probable que la ‘cumbre' se produzca en dependencias Reales en fecha desconocida.

Y ese encuentro se produce con la frontal y absoluta oposición de Don Juan Carlos que ha advertido a Felipe VI de que si autoriza finalmente la cita no solo supondrá una humillación para el Rey emérito sino que terminaría por romper las relaciones entre padre e hijo.

El Emérito considera que Corinna, dolida con él, quiere reunirse con Doña Letizia para revelar algunos incómodos secretos de Don Juan Carlos, recabados tras años de esa especial amistad.

La alemana no solo guarda asuntos personales, también es depositaria de algunos documentos de Juan Carlos I relacionados con su patrimonio y negocios al margen de la Corona. El Rey emérito, que apenas ya habla con Don Felipe, no perdonaría que se autorizase ese ‘café' entre Corinna y Letizia.