Política
Doña Letizia, con la alumna del incidente.

Doña Letizia parece fuera de control. En la Casa Real existe una importante preocupación por el comportamiento de la Reina que no sale de un incidente para meterse en otro, por no hablar de las malas relaciones con el resto de la Familia Real (Doña Letizia se va a Roma y tiene un 'serio' incidente en el avión con un pasajero).

Tal y como ha publicado Periodista Digital, el penúltimo y grave suceso protagonizado por Doña Letizia se producía a bordo del avión de línea regular que la trasladaba, juntos a la Princesa Leonor y a la Infanta Sofía hasta Roma (Doña Sofía da otra lección a Letizia de cómo ser reina las 24 horas).

Segundos antes de iniciar el despegue Doña Letizia se percataba de la presencia de un joven pasajero que hacía uso de su teléfono móvil (La Reina Letizia pone tierra por medio y se va a Italia con las niñas tras la 'ruptura' con sus suegros).

La Reina saltaba entonces como un resorte de su asiento e increpaba a un atónito joven, que no entendía qué estaba ocurriendo (La Reina Letizia se mete en un convento, se apunta a misa y va de procesión).

Doña Letizia exigió al pasajero que le mostrara su teléfono para comprobar si había fotografiado a sus hijas, algo que negó en todo momento. Uno de los guardaespaldas de la Reina trataba entonces de mediar y el joven entonces se ofrecía incluso a entregar finalmente su teléfono para demostrar así que las sospechas de Doña Letizia eran infundadas.

Ahora Periodista Digital ha comprobado cómo la Reina ha tenido otro feo gesto durante una visita oficial, celebrada este lunes 15 de abril, a la Escuela de Grabado y Diseño Gráfico de la Real Casa de la Moneda.

Allí, según relatan los testigos, la visita empezaba bastante mal porque los anfitriones de la Escuela ya se percataron del gesto de desidia de la Reina durante todo el acto, "como si le molestase estar allí", explican a Periodista Digital las fuentes consultadas.

Pero lo peor estaba por llegar cuando la propia Doña Letizia y la comitiva acompañante accedía a las aulas del centro, donde los alumnos hacen los diseños, una joven aprendiz -tal y como estaba previsto- se dirigía la Reina para explicar en qué consistían sus tareas... 

Y entonces una grosera y prepotente Doña Letizia interrumpía a la joven aprendiz para decirme: 

"No me cuentes esto otra vez, que ya me lo han contado al entrar".

Ni que decir tiene que la alumna quedó totalmente callada y avergonzada y no articuló una palabra más. El resto de asistentes no podía disimular su asombro por el gesto mal encarado de la Reina Letizia y la visita quedó entonces marcada por el mal humor de la regente. Los testigos del incidente quedaron absolutamente indignados con la actitud de Doña Letizia.