Política
Pedro Sánchez y Begoña Gómez, este sábado en Ciudad Real.

El equipo de Pedro Sánchez sí se creía la encuestas de Tezanos y veía al candidato socialista cuatro años en La Moncloa. A vista de los resultados electorales de este 28A, no iban nada desencaminados ni en sus pronósticos ni tampoco en el diseño de campaña (Los socialistas le piden a gritos a Sánchez en Ferraz que no pacte con Rivera: "¡No pasarán!").

Durante estos 15 días si algo ha sorprendido en la caravana electoral socialista ha sido la ausencia de la ‘primera dama', la siempre omnipresente esposa de Sánchez, Begoña Gómez, que no se ha dejado ver en prácticamente ningún acto electoral. Tan solo al principio de la misma aparecía fugazmente acompañado a Sánchez en un acto en Madrid (Miedo en las redes por un Gobierno de Sánchez 'a la venezolana' y con socios "chavistas").

A muchos socialistas, y en el propio entorno de Pedro Sánchez, extrañó muchísimo sobre todo que Gómez no acompañase a su marido en ninguno de los dos debates televisivos celebrados la pasada semana (Gana Sánchez y pierde España: C's (57) le respira en la nuca a un PP hundido (66) y podría gobernar con el PSOE (123)).

Este absentismo disparaba las especulaciones, insistimos entre los propios responsables de campaña.

Pero, tal y como ha podido constatar Periodista Digital de fuentes socialistas, era el propio Pedro Sánchez quien no quería dar ningún tipo de explicación o justificación a su equipo. Begoña Gómez reaparecía finalmente este sábado durante la jornada de reflexión. El matrimonio Sánchez-Gómez aprovechaba ese día de relax para pasear por el pueblo del abuelo del candidato socialista, Anchuras (Ciudad Real). 

Un campestre y rural paseo en el que por fin se podía ver al matrimonio en público juntos después de dos semanas. ¿Por qué de esta inédita ausencia? En la cara de Begoña Gómez está la respuesta: ha pasado por el quirófano para hacerse unos retoques estéticos.

Además de la evidencia gráfica, su rostro más rejuvenecido, diversas fuentes aseguran haber visto a la esposa del presidente saliendo en varias ocasiones de la consulta de un prestigioso cirujano plástico de Madrid. Las especulaciones apuntan a que se habría sometido a un tratamiento de botox o colágeno.

Lo cierto es que Begoña Gómez ha aprovechado estos 15 días de campaña electoral para ‘ocultarse' y que no se le apreciase en su rostro los efectos propios del tratamiento estético. Se ha ‘puesto guapa' para lucir flamante estos ahora sí 4 años que tiene por delante como ‘primera dama'. ¿Frivolidad o nuevos tiempos?