Política
Los Reyes, en una imagen de archivo.

De nuevo saltan chispas en la Familia Real por el carácter de la Reina Letizia y un nuevo enfrentamiento con su esposo, el Rey Felipe, a costa de las diferencias familiares y las relaciones entre Doña Letizia y Don Juan Carlos y Doña Sofía o las hermanas del Rey (Famosos: Jorge Sanz desvela la buena amistad entre la Reina Letizia y Penélope Cruz).

La familia es el principal motivo de los graves problemas de convivencia que está atravesando el matrimonio, pero también en los últimos tiempos el Rey Felipe se siente solo por un sencillo motivo: la personalidad de la Reina le ha apartado también de su círculo de amistades (Letizia echa un bronca épica a su hermana Telma por 'bocachancla').

El problema es que la discrepancias matrimoniales ya no son ningún secreto y es algo que preocupa y mucho en la Casa Real, conscientes del daño que ello representa para la Corona. No ha durado mucho la calma matrimonial porque todo parece indicar que ha vuelto a estallar y la bronca entre Don Felipe y Doña Letizia es de tal magnitud que sus consecuencias son imprevisibles (La foto que oculta Casa Real: otra vejación de la Reina Letizia a Doña Sofía en Palma).

Según han asegurado a Periodista Digital fuentes próximas a La Zarzuela, la crisis matrimonial esta vez parece ‘irreconducible’ y es algo que se sabe en Palacio porque los síntomas no se pueden ocultar y son evidentes:

“los Reyes no se dirigen la palabra, la tensión se palpa en cada rincón e incluso en ocasiones se escuchan el tono elevado de sus discusiones”.

La situación estalló, al parecer, durante las vacaciones de Semana Santa, tiempo de asueto en el que el Rey anunció a su esposa que iba a comenzar un progresivo acercamiento hacia su familia.

Acercamiento que incluía por supuesto a sus padres, Juan Carlos I y la Emérita Reina Sofía, pero también a sus hermanas, las Infantas Elena y Cristina.

Pese a que lo comentado por Don Felipe no era una sugerencia y sí una decisión firme, Doña Letizia se ha negado aceptar la posibilidad de normalizar las relaciones familiares y esa negativa ha afectado gravemente a su relación matrimonial, que puede estar en un punto de no retorno. Las fuentes consultadas por PD aseguran que la crisis es “gravísima”.

Las alarmas han saltado en la Casa Real y la amenaza de divorcio vuelve a cobrar fuerza con tanta intensidad como en el verano de 2013 cuando Doña Letizia no viajó con Don Felipe a Palma sin explicación alguna. Cuando finalmente se unió a su marido, días después dejó la isla plantando al Rey Felipe y a sus hijas.

Ahora en Palacio ya se especula con la posibilidad de un divorcio inminente aunque entre los trabajadores más veteranos de La Zarzuela recuerdan que los Reyes eméritos nunca se divorciaron pero sí se separaron ‘de facto’, sin hacer vida marital de puertas para adentro.

Este singular modelo matrimonial podría repetirse entre Don Felipe y Doña Letizia, al menos hasta que sus hijas cumplan la mayoría de edad, es lo que piensan al menos algunas de las fuentes de Palacio consultadas por PD.