Política
Don Juan Carlos, Antonia Dellate y Lequio. EP

Lo ha revelado en la revista Lecturas la veterana periodista, y también cronista real, Pilar Eyre dando cuenta de la muerte de la aristócrata y amiga personal de los Reyes eméritos Don Juan Carlos y Doña Sofía, Pitita Ridruejo (El Rey Felipe no hace nada para evitar que Victoria Federica humille públicamente a Letizia)

Según cuenta la periodista catalana, la aristócrata le estaba contando a la Reina sus experiencias marianas, ya que aseguraba que de vez en cuando se le aparecían vírgenes (El Rey Felipe VI planta un árbol en Cáceres).

Todo ocurría durante una comida de amigos en casa del sobrino segundo del Rey Juan Carlos, el televisivo Conde Lequio, actual colaborador ahora de Ana Rosa Quintana en Telecinco (El Rey Felipe VI y la Reina Letizia junto a Pilar Goya, la viuda de Alfredo Pérez Rubalcaba).

Pilar Eyre lo cuenta cuenta de esta manera:

"luego a Pitita le dio por la Virgen. En una comida en casa de Alessandro Lequio le empezó a hablar a Doña Sofía de las apariciones de El Escorial, y la reina escuchaba tan arrobada que al final Don Juan Carlos intervino a gritos desde el otro extremo de la mesa, donde estaba coqueteando con Antonia Delatte, entonces casada con Lequio"

¿Quieres callarte de una puñetera vez? ¿No ves que esa boba se lo cree todo?.

Al margen de la desconsiderada descalificación hacía la Reina como "boba", lo cierto es que lo importante de esta revelación es que el Rey Juan Carlos estaba de "ligue" con Dellate y eso en las mismas narices del Alejandro Lequio, parecía no importarle que estuviese delante su entonces marido y, por supuesto, tampoco parecía muy preocupado porque a unos centímetros de ellos estuviese también su esposa, la Reina Sofía.

Eyre, a quien también se le habría relacionado sentimentalmente con el Rey, está dispuesta a dar detalles que hasta ahora no había contado del Reinado de Juan Carlos I. ¿Ha abierto la veda la periodista catalana por algún motivo?

Una pregunta que se queda, al menos de momento sin respuesta, pero lo que es incontestable es que aporta nuevos, sorprendentes y escandalosos relatos de esos años en el que el Monarca ejercía su reinado.