LAS COSAS DEL GOBIERNO SOCIALISTA Y SUS AMIGOS

El ministro Grande-Marlaska deja a las mujeres de la Escuela de Policía de Ávila un mes sin agua caliente

El ministro Grande-Marlaska deja a las mujeres de la Escuela de Policía de Ávila un mes sin agua caliente
Mujeres policia en España. EP

Fue un buen juez, pero como ministro, es una decepción de proporciones bíblicas (Caos en las cárceles españolas: «El ministro Marlaska ha pasado de perseguir a Otegi a perseguir a los funcionarios de prisiones»).

Más de 250 mujeres de la Escuela de Policía Nacional de Ávila llevan casi un mes sin poder disfrutar del agua caliente en sus duchas. La antigüedad de las instalaciones ha provocado que la reparación se alargue por la dificultad de encontrar las piezas necesarias.

Las mujeres de la Escuela de Policía Nacional de Ávila que, tras aprobar la oposición, están terminando su formación para convertirse en agentes no disponen de agua caliente para ducharse desde hace casi un mes.

Las instalaciones están divididas en diez módulos, de los que las mujeres ocupan dos. El módulo femenino que más alumnas alberga, unas 260, tiene una avería en el agua caliente que les impide hacer un uso normal de las instalaciones

«Con motivo de la avería en la bomba de impulsión de agua caliente se habilitan los vestuarios de la piscina para uso, ante la falta de agua caliente», se puede leer en una comunicación fechada del 10 de enero.

Explica Raquel Tejero en OKdiario este 6 de febrero de 2019 que casi un mes después, las mujeres continúan sufriendo las consecuencias de la avería. Este problema se ve agravado por los estrictos horarios que deben cumplir los jóvenes policías en su día a día.

La formación ocupa la gran mayoría de su tiempo y cuentan con momentos muy específicos para asuntos como la higiene personal.

El desplazamiento de las instalaciones supone que las mujeres tengan que transportar todo lo necesario para asearse desde su módulo a las otras duchas habilitadas.

Algunos agentes han hablado con los sindicatos policiales para comunicar las condiciones en las que se encuentran. Las asociaciones han dado con la raíz del problema: la antigüedad de las calderas. Al tratarse de aparatos instalados hace veinte años las piezas para su reparación son realmente difíciles de encontrar.

El otro bloque habitado por féminas también sufrió un problema similar. Sin embargo, éste fue solucionado con mayor brevedad y ahora vuelve a funcionar al no tratarse del mismo desperfecto.

Los hombres tampoco se libran de este tipo de asuntos. A principio de año, uno de los bloques estuvo sin agua caliente dos meses y medio, lo que hace vaticinar que la solución del problema puede tardar más treinta días más.

En la Escuela de Policía Nacional conviven unos 3.000 agentes. Este número es, además, superior este año al que lo ha sido en ocasiones anteriores, provocando, por ejemplo, que se creen turnos de tarde cuando antes no eran necesarios. La masificación empeora los problemas surgidos ya que la organización debe ser aún mayor y las averías provocan el mal funcionamiento de los turnos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído