BOCHORNOSO

Doña Letizia se va a Roma y tiene un ‘serio’ incidente en el avión con un pasajero

Doña Letizia se va a Roma y tiene un 'serio' incidente en el avión con un pasajero
La Reina Letizia tendrá que cambiar sus costumbres.

Tal y como ha podido comprobar Periodista Digital, la Reina Letizia ha aprovechado los primeros días de vacaciones de Semana Santa de sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, y con ellas ha decidido pasar unos días en una ciudad europea que ya conoce bien, Roma (La Reina Letizia pone tierra por medio y se va a Italia con las niñas tras la ‘ruptura’ con sus suegros).

Doña Letizia se toma así unos días de asueto y lo hace sin su esposo, el Rey Felipe VI, quien se ha quedado en Madrid pese a que no tiene acto oficial alguno en su agenda en los próximos días (La Reina Letizia se mete en un convento, se apunta a misa y va de procesión).

Lo cierto es que la Reina viajaba junto a sus dos hijas este viernes 12 de abril a Roma en un vuelo regular y acomodadas en asientos de la exclusiva clase bussines para tratar de pasar lo más desapercibidas posibles para el resto del pasaje, una aeronave que registraba la máxima ocupación, tal y como ha confirmado a Periodista Digital un pasajero del mismo vuelo (La Reina Letizia visita a las monjas dominicas de Lerma).

Pero el viaje no iba a resultar ser nada tranquilo. Pese a que Doña Letizia había tratado de pasar desapercibida con un atuendo informal, gorra y gafas de sol; algunos de sus compañeros de viaje sí se percataron de tan selecta y ‘real’ compañía.

Los guardaespaldas ocupaban también asientos estratégicos cerca de la Reina. Según apunta la misma fuente a PD, pocos segundos antes de iniciar el despegue Doña Letizia se percataba de la presencia de un joven pasajero que hacía uso de su teléfono móvil. La Reina saltaba entonces como un resorte de su asiento e increpaba a un atónito joven, que no entendía qué estaba ocurriendo.

Doña Letizia comenzaba a exigirle que le mostrara su teléfono para comprobar si había fotografiado a sus hijas, algo que negó en todo momento el pasajero. Uno de los guardaespaldas de la Reina trataba entonces de mediar y el joven entonces se ofrecía incluso a entregar finalmente su teléfono para demostrar así que las sospechas de Doña Letizia eran infundadas.

Finalmente, Doña Letizia reconocía su error y regresaba a su asiento pidiendo disculpas al pasajero por el bochornoso incidente que había provocado. Quienes fueron testigos del suceso se quedaron totalmente helados, tal y como asegura a Periodista Digital un testigo del hecho.

No es el primer incidente, ni será seguramente el último, que la Reina Letizia provoca por su obsesión de que no se realicen fotografías de sus hijas. Se cuentan ya varios sucesos similares al del avión y que han terminado con la Reina enfrentándose a varios ciudadanos por tener en la mano sus teléfonos móviles.

Autor

Salomon Lush

Experto en redes sociales y especializado en información política y medios de comunicación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído