El real, crudo y penoso motivo por el que el Rey Juan Carlos se retira para siempre

El real, crudo y penoso motivo por el que el Rey Juan Carlos se retira para siempre
Don Juan Carlos, tras ser operado.

No ha sido una decisión fácil para él porque entiende, según han asegurado a Periodista Digital fuentes próximas a La Zarzuela, que deja «tirado» a su hijo el Rey Felipe en sus tareas de Monarca en un momento delicado para la historia de España con la amenaza secesionista y golpista en Cataluña y los continuos ataques a la Corona que no solo proceden desde tierras catalanas sino también de partidos nacionales como Podemos y sus dirigentes, empezando por Pablo Iglesias (Arde Casa Real: filtran el documento que demuestra por qué no se divorcia Doña Letizia).

Pero el Rey emérito ha anunciado su decisión «firme y meditada» de abandonar su actividad institucional a partir del próximo 2 de junio, día en el que se cumplen cinco años de que hiciera pública su voluntad de abdicar (Palo inesperado para el Rey Juan Carlos: filtran el grave estado de salud de la Infanta).

Esta decisión, que obedece al deseo personal de Don Juan Carlos, se la comunicó a su hijo, Don Felipe, por medio de una carta en la que expresa que «ha llegado el momento de pasar una nueva página de mi vida y de completar mi retirada de la vida pública» (El rey Juan Carlos I se ha cansado y anuncia se retirada de la vida pública ).

La retirada de Don Juan Carlos, después de toda una vida dedicada a España y de un reinado de casi 39 años, fue anunciada en la tarde del lunes 27 de mayo por la Casa del Rey a través de un comunicado que reproducía la carta enviada por Don Juan Carlos a Don Felipe.

Pero hay un motivo para entender esta sorprendente retirada, pese a que desde Casa Real se han desgastado en reiterar que no hay ningún problema relacionado con alguna enfermedad: Juan Carlos I está agotado, tiene serios achaques de salud y ahora está pendiente de la evolución de su piel, ya se le ha extirpó un pequeño carcinoma en la cara. Podría tener que someterse a más intervenciones de este tipo en los próximos meses, tal y como señalan las mismas fuentes.

Juan Carlos, a su 81 años, sigue siendo un hombre coqueto y no quiere más fotos incómodas (rostro amoratado), pero desea evitar a toda costa más fotografías apoyándose sobre un bastón, instrumento necesario para caminar que le va a acompañar el resto de sus días.

Las fuentes consultadas por PD aseguran que los médicos del Emérito ya le han dicho que va a perder la movilidad y que esos bastones al final tendrán que ser reemplazados por una silla de ruedas. Don Juan Carlos no quiere ser recordado con esas, que él considera, lastimosas imágenes y ha sido clave para abandonar la vida pública.

Pocas fotografías veremos ya del Monarca después de que este próximo 2 de junio lo veamos por última vez en una corrida de toros en Aranjuez.

Autor

Salomon Lush

Experto en redes sociales y especializado en información política y medios de comunicación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído