La Asociación de Policía Municipal de Madrid afirma a Periodista Digital que hubiesen pasado por encima de las órdenes de José Luis Ábalos y capturado a la número 2 del chavismo

La Policía Local de Madrid, contundente en el ‘caso Ábalos’: «Nosotros hubiésemos detenido a Delcy Rodríguez»

La Policía Local de Madrid, contundente en el 'caso Ábalos': "Nosotros hubiésemos detenido a Delcy Rodríguez"
La Policía Municipal de Madrid y Delcy Rodríguez PD

El ‘caso Ábalos’ sigue generando una gran polémica. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado​ (FFCCSE) han afirmado a Periodista Digital que fue personalmente José Luis Ábalos, ministro de Transportes, quien impidió la detención de Delcy Rodríguez durante su aterrizada en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez.

“Nosotros estábamos listos y la queríamos pillar. Fueron ellos [los políticos] quienes nos retiraron y nos ordenaron que no moviésemos un dedo”, afirman fuentes policiales a Periodista Digital. Ahora, con el miedo a que los conviertan en ‘cabeza de turco’ lanzan una dura amenaza al ministro José Luis Ábalos: “si nos echan la culpa de aquello ocurrido en la madrugada, saldrán muchas más cosas a la luz. Nosotros estábamos preparados para realizar lo correcto”.

Indignados por la intervención política en el proceso policial, desde la Asociación de Policía Municipal de Madrid afirman a Periodista Digital que “puedo asegurar que nosotros la hubiésemos detenido [a Delcy Rodríguez]”. En este sentido, en las redes sociales se han visto mensajes donde los funcionarios del cuerpo de seguridad afirmaban de la importancia de hacer cumplir con la ley, al margen de las ordenes dictadas por el ministro de Pedro Sánchez.

Sin embargo, es importante destacar que ha comenzado una operación para buscar a un culpable del escándalo, estando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la mira del gobierno de Pedro Sánchez.

Las fuentes policiales confirman a este diario que ya están rodando las primeras cabezas por el rescate a Delcy Rodríguez, pese a que debió ser capturada y deportada debido a sus sanciones impuestas por la Unión Europea. “El que nos retiró de la operación organizada está teniendo un problema. Nosotros no estamos dispuestos a ser los siguientes para que otros se laven las manos”.

La división entre el Cuerpo Nacional de Policía y el gobierno socialista de Pedro Sánchez es evidente. Ya que las fuentes policiales defienden que “te diré algo. Ellos no se fían de nosotros para nada. Y hacen bien en no hacerlo. Nosotros tenemos que hacer aquello que es correcto, guste o no a quienes están en el poder”.

Presión para destruir las pruebas

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado​ (FFCCSE) han confirmado a Periodista Digital que existen imágenes de ambos en el exterior e interior de la ‘terminal ejecutiva’ del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suarez [como reconoció el propio ministro hace pocas horas y tras la publicación de la noticia de este diario]. Sin embargo, advierten que las mismas podrán desaparecer tanto por las presiones del gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, así como por la política interna en materia de seguridad.

“Al menos que exista una orden explícita, las grabaciones externas son eliminadas a los siete días, mientras que aquellas que son tomadas en el interior se borran a los 15 días. A pesar de que no ha habido una orden directa de destruir las grabaciones, sí existen un gran control sobre el material y presiones para que se borren en cuánto sea posible”, denuncian a Periodista Digital. Sin embargo, temen que “debido a la polémica que está rodeando al encuentro, nos den una orden directa para su destrucción”.

Las imágenes, que aún no han salido a la luz, sólo tienen dos oportunidades legales para evitar su destrucción definitiva: una petición interna (por motivos de seguridad) para su preservación más allá del tiempo de almacenaje habitual o una petición judicial de todo el material audiovisual.

La opción con más probabilidades es la segunda, pero dependerá de si la Fiscalía acepta la denuncia de Vox y el Partido Popular contra Ábalos, donde se solicita explícitamente tener acceso “a las grabaciones de la sala VIP” donde estuvo la vicepresidenta de Nicolás Maduro y el propio ministro de Transportes español durante unas dos horas, según han informado funcionarios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a Periodista Digital.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído