La Secretaría de Estado de Comunicación he negado la información, pero sin aclarar nada sobre la reunión 'secreta' de Ábalos con la número dos del chavismo

El PSOE niega con una famosa ‘fórmula chavista’ que Sánchez hablara por móvil con Delcy Rodríguez

El PSOE niega con una famosa 'fórmula chavista' que Sánchez hablara por móvil con Delcy Rodríguez
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias frente a Diosdado Cabello PD

La presencia de Delcy Rodríguez en el aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez junto al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, pone en jaque al “gobierno progresista” de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El diario ABC ha publicado que, durante su presencia en Madrid, la número dos del régimen chavista mantuvo una llamada telefónica con el líder del PSOE en la que le pidió tres puntos específicos: no recibir a Juan Guaidó durante su gira europea; desalojar a Leopoldo López de la Embajada de España en Caracas; y ayudar a la venta de PDVSA a Repsol.

La información ha molestado al gobierno de España, quien se ha apresurado a realizar un plan de comunicación muy común en el chavismo: lanzar un duro comunicado negando rotundamente la información, pero sin aportar ningún dato sobre los hechos sucedidos. En concreto, desde el “gobierno progresista” tildaron de «absolutamente falso» que el presidente, Pedro Sánchez, hablase con la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez.

Desde la Secretaría de Estado de Comunicación ha apostado por un modelo similar al que ya utilizó Diosdado Cabello ante, justamente, otra exclusiva del diario ABC. En concreto, se trató de la información donde explicaban que el actual presidente de la Asamblea Nacional Constituyente era el capo del Cartel de Soles, así como denunció el exjefe de seguridad, el teniente de corbeta, Leamsy Salasar.

En su momento, el líder chavista respondió a la noticia de ABC afirmando que: “cada ataque contra mi persona fortalece mi espíritu y mi compromiso”. Sin embargo, todas las investigaciones posteriores terminaron por darle la razón al diario español, además de que Estados Unidos terminó por sancionar a Diosdado Cabello tanto por sus violaciones a los Derechos Humanos, así como por sus vínculos con el narcotráfico.

Ahora, el gobierno de España sigue el ejemplo que Caracas dio y niega rotundamente la publicación que demostraría que Pedro Sánchez y su equipo cuenta con un “acuerdo” con el régimen chavista, lo que explicaría su repentino giro en materia de política exterior y sus complacencias con las delegaciones diplomáticas del chavismo en España, así como las fortunas de los empresarios corruptos del régimen.

La humillación de Ábalos a un policía

La crisis entre el Cuerpo Nacional de Policía y José Luis Ábalos sigue agravándose. En Periodista Digital se adelantó, el pasado 29 de enero, que el ministro de Transportes fue quien evitó que la Policía Nacional efectuase la detención de Delcy Rodríguez, la número dos del régimen chavista. Así lo denunciaron en exclusiva fuentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado:

Nosotros estábamos listos y la queríamos pillar. Fueron ellos [los políticos] quienes nos retiraron y nos ordenaron que no moviésemos un dedo”, afirman fuentes policiales a Periodista Digital. Ahora, con el miedo a que los conviertan en ‘cabeza de turco’ lanzan una dura amenaza al ministro José Luis Ábalos: “si nos echan la culpa de aquello ocurrido en la madrugada, saldrán muchas más cosas a la luz. Nosotros estábamos preparados para realizar lo correcto”.

La actitud mostrada por José Luis Ábalos es considerada como una humillación por parte de la Policía Nacional, ya que quitó toda la autoridad a los funcionarios que estaban en el aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, dejando sin validez tanto las advertencias al cuerpo diplomático chavista, así como el proceso de detención y posible deportación a Venezuela o a Estados Unidos (donde es buscada por delitos del narcotráfico).

Las fuentes policiales confirman a este diario que ya están rodando las primeras cabezas por el rescate a Delcy Rodríguez, pese a que debió ser capturada y deportada debido a sus sanciones impuestas por la Unión Europea. “El que nos retiró de la operación organizada está teniendo un problema. Nosotros no estamos dispuestos a ser los siguientes para que otros se laven las manos”.

La división entre el Cuerpo Nacional de Policía y el gobierno socialista de Pedro Sánchez es evidente. Ya que las fuentes policiales defienden que “te diré algo. Ellos no se fían de nosotros para nada. Y hacen bien en no hacerlo. Nosotros tenemos que hacer aquello que es correcto, guste o no a quienes están en el poder”.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído