FIN DE SEMANA A CUENTA DEL CONTRIBUYENTE EN LA FINCA DE QUINTOS DE MORA

Pedro Sánchez mandó en autobús a sus ministros al ‘guateque’ campestre de Quintos de Mora y él fue en helicóptero

Pedro Sánchez mandó en autobús a sus ministros al 'guateque' campestre de Quintos de Mora y él fue en helicóptero
Pedro Sánchez (PSOE). PD

Para dar buena imagen, no disgustar a Greta Thunberg, parecer muy ecologistas y aconsejado por Iván Redondo, el socialista Pedro Sánchez decidió que todos los ministros, y son dos docenas, recorrieran en autobús los 200 kilómetros que separan Madrid de la finca de Quintos de Mora.

Tragaron casi todos, pero ha habido excepciones notables.

La más llamativa, la de Irene Montero, ‘Marquesa de Galapagar’ y ministra de Igualdad, quien rechazó el bus fletado por La Moncloa para trasladar al Gobierno social-comunista al ‘guateque campestre’ de este sábado.

Otra que también fue en coche oficial y quemando gasolina a tope, fue la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Y por supuesto, quien pasó del autobús y de ir cantando canciones escolares uno al lado de otro, fue el propio Sánchez, que en esta ocasión no tiró de Falcon, sino de helicóptero.

Quizá por eso fue el primero en llegar. Los ministros desembarcaron en la finca en torno a las 10.00 horas.

Según ha informado La Moncloa, el presidente del Gobierno tiene previsto intervenir en el comienzo y cierre de cada bloque de trabajo y se contará, además, con una participación abierta de los ministros.

La jornada se ha programado para que los debates terminen en torno a las 19.00 horas de este sábado y que el resto del fin de semana, disfruten todos de la vida en sus casas o donde les de la gana.

No está previsto ninguna comparecencia del Gobierno ante los medios de comunicación, sino que será el Palacio de la Moncloa el que distribuya información e imágenes sobre la cita, para que no haya resbalones, pifias o errores de comunicación.

Quede claro que el ‘guateque’, como casi todo, lo paga el sufrido contribuyente español.

Invita Sánchez. Y no a cualquier sitio, sino a la finca de Quintos de Mora, situada en los Montes de Toledo, donde una ‘juerga’ como la diseñada por el presdiente socialista para este 8 de febrero de 2020 costará un pastón-

La finca, propiedad del Estado español, abarca una superficie de más de 6.800 hectáreas y pertenece al municipio de Los Yébenes (Toledo).

El objetivo: estrechar lazos y aumentar la unidad en el gobierno de coalición entre PSOE y Podemos.

En palabras del presidente socialista, se trata de “confraternizar”, para que se conozcan y para trazar con ellos las líneas estratégicas de la acción de gobierno.

Salvando las distancias, es algo parecido a un Consejo de Ministros, pero todos en mangas de camisa y con mucho aperitivo, jamón pata negra, queso manchego, aceitunas, cervezas y buen rollo.

Junto a los ministros, han sido invitados al guateque algunos de los hombres de confianza del líder del PSOE, con el director de su gabinete, Iván Redondo, a la cabeza.

Además de Redondo y el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños, participará también en el encuentro el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, miembro también del comité de dirección del gabinete.

Quintos de Mora es una finca propiedad del Estado que se hizo famosa en 2001, puesto que fue allí donde el entonces presidente, José María Aznar, agasajó al también entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

Aznar también recibió allí a Tony Blair en un encuentro al que también acudieron sus esposas, de la misma manera que José Luis Rodríguez Zapatero acudió allí con el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva.

Su sucesor, Mariano Rajoy, acudió allí más bien para descansar porque prefería otras latitudes para llevar a sus visitas políticas, como cuando llevó a Galicia a la canciller alemana Angela Merkel, con la que caminó algunos kilómetros del Camino de Santiago.

En las últimas semanas, sí hay diferencias sobre el alcance y la oportunidad de la reforma del Código Penal, porque la ministra de Igualdad, Irene Montero, quiere llevarla ya al Congreso para que se refuerce el consentimiento en las relaciones sexuales y se enfrenta al freno del proyecto debido a qué hacer con el delito de sedición.

De hecho, las tiranteces que se observan de momento no se están produciendo tanto entre PSOE y Unidas Podemos como dentro del sector socialista, con miembros del Gobierno que no terminan de asumir su nuevo puesto en el escalafón. A este respecto, la atención se concentra en Carmen Calvo, que ha pasado de ser única vicepresidenta a ser la primera de cuatro vicepresidencias.

La semana pasada concedió una entrevista a El País que creó malestar en Moncloa porque subrayaba sus competencias por encima del poderoso gabinete del presidente, personificado este sábado en Quintos de Mora por Redondo y Bolaños.

En este ambiente, el presidente, los ministros y su equipo socializarán en un ambiente distendido pero con dos sesiones de trabajo, separadas por una comida.

Por la mañana, abordarán la agenda legislativa para este trimestre, el contexto económico y la estabilidad presupuestaria, según han indicado fuentes de Moncloa.

Tras la “comida informal”, volverán a reunirse para estudiar “las grandes transformaciones que impulsará el gobierno durante la legislatura”: crecimiento económico, igualdad, cohesión territorial, transición ecológica, ciencia y digitalización y justicia social.

VER ‘EL QUILOMBO’ – PRESENTADO POR LUIS BALCARCE

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído