Arancha González Laya ha perdido los papeles cuando los medios de comunicación han intentando ahondar en la relación del gobierno de Pedro Sánchez con Venezuela

El cabreo máximo de la ministra de Exteriores para salvar la cara a Pedro Sánchez cuando le preguntan por Juan Guaidó

Arancha González Laya ha mostrado un cabreo máximo contra la prensa en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. La ministra de Asuntos Exteriores de Pedro Sánchez fue aumentando el tono con cada pregunta de los medios de comunicación sobre Juan Guaidó o el cambio de la política exterior de España con respecto a Venezuela.

En un intento por zanjar la polémica por las declaraciones de Pedro Sánchez en la sesión de control del Congreso de los Diputados, donde afirmó que Juan Guaidó era “el líder de la oposición venezolana”, la ministra salvó la cara de su líder afirmando: «el señor (Juan) Guaidó es dos cosas a la vez: un presidente encargado y líder de la oposición en Venezuela».

Una versión que no terminó de convencer a los periodistas, quienes volvieron a preguntar cómo era posible que una misma persona fuese presidente encargado y líder opositor. Al verse contra la pared, Arancha González Laya copió la actitud altanera de su homólogo de Transportes, José Luis Ábalos, y mostró su carácter a los medios: “yo he dicho todo lo que tenía que decir con respecto a Venezuela”. Una frase que repitió hasta tres veces más mientras que su rostro mostraba la evidente molestia.

La ministra ha intentado también superar la polémica sobre «terminología» y ha abogado por buscar «más consensos» dentro de Venezuela para celebrar elecciones, así . «Ahí es donde quiero que tengamos un poco más de discusión, tanto en España como fuera con nuestros socios internacionales, pero por ahora tengo más éxito con mis socios internacionales que dentro de España», ha dicho.

González Laya también ha explicado que otro de los focos para el Gobierno es intensificar la colaboración no solo con Venezuela sino también con los países vecinos que están recibiendo la «llegada masiva» de venezolanos, una realidad que ha definido de «crisis que está alcanzando proporciones preocupantes».

La ministra ha minimizado también el impacto que pueda tener en las relaciones con Estados Unidos el episodio del encuentro en Barajas del ministro José Luis Ábalos con la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez, ante el que Washington mostró su incomodidad. «Creo que la relación de España con Estados Unidos es profunda, es una relación sólida y que se cultiva día a día», ha dicho. «Estoy convencida de que esa solidez va a seguir manteniéndose ahora y en el futuro».

Sobre este asunto se ha pronunciado también el Parlamento Europeo, donde se ha analizado y debatido sobre si hay razones para indagar sobre el tratamiento que dio España a Delcy Rodríguez a su paso por el aeropuerto de Madrid y sobre cómo aplica las sanciones impuestas a nivel europeo.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído