LAS 'RECETAS MÁGICAS' DE PODEMOS PARA EL CAMPO PASAN POR INCREMENTAR LOS SUBSIDIOS

Pablo Iglesias siembra otro frente en el Gobierno de Sánchez puenteando al ministro de Agricultura

 

Pablo Iglesias siembra otro frente en el Gobierno de Sánchez puenteando al ministro de Agricultura
Pablo Iglesias y Yolanda Díaz, 'expertos' en materia agrícola.

Era de esperar. El Gobierno de España, aunque su presidente sea Pedro Sánchez, tiene una bomba de relojería en forma de vicepresidente segundo y se ha vuelto a activar.

En esta ocasión el lío viene a cuenta del problema que sufren los agricultores con los bajos precios a los que son comprados sus productos en relación con la abultada cantidad que se exige a los consumidores en los establecimientos.

Y es que ya se lo habían advertido a Sánchez, que tener a Pablo Iglesias en el Ejecutivo era temer a cada instante que pudiera organizar algún que otro incendio. De hecho, prácticamente nada más ser nombrado para su actual cargo, en la primera entrevista que tuvo, en Antena 3, soltó la perla de que la justicia española había sido humillada en Europa por mor de la sentencia que favorecía a golpistas y prófugos como Carles Puigdemont.

Tirón de orejas en La Moncloa para controlar al vicepresidente segundo y a los otros ministros de Unidas Podemos, pero de nuevo ha vuelto a hacerlo el ínclito Iglesias tratando de capitalizar las fotos en el conflicto que lleva varias semanas abierto entre el Gobierno y los agricultores, amén de puentear al titular del ramo, Luis Planas.

¿Y cuáles son esas recetas mágicas que tiene el líder morado para arreglar la situación del campo? Para empezar, exigiendo desconvocar a las organizaciones agrarias de la reunión que tenían con la ministra de Trabajo, la podemita Yolanda Díaz. ¿Y por qué? Muy sencillo, porque él iba a estar en ese encuentro y no quería que le estropeasen su presencia con reproches. Más sencillo, en cambio, era que solo estuviesen en la instantánea su ministra y los sindicatos UGT y CCOO, más dóciles y menos reivindicativos.

Amén de las fotos, la estrategia de la banda de Pablo Iglesias para solucionar los problemas del campo pasan por proponer cuestiones tan disparatadas como pasar de las 35 a 20 las peonadas necesarias para acceder al subsidio agrario.

Sin duda, como acertadamente ha planteado el diario ABC en su editorial de este 15 de febrero de 2020, Iglesias está aprovechando la debilidad del presidente del Gobierno para proponer medidas populistas en un sector, el agrario, que no puede desarrollarse solo con dádivas cautivas:

El intervencionismo estatal, la servidumbre de los sindicatos de clase a los planes gubernamentales, la reactivación de una figura tan anacrónica, improductiva y lesiva como la del subsidio y, en definitiva, la apuesta política por una nueva cosecha de votos cautivos en las regiones menos desarrolladas –Andalucía y Extremadura– constituyen el planteamiento de los socios de Pedro Sánchez para atajar una crisis con tantas derivadas que escapa al manual de inspiración marxista que guía a Pablo Iglesias. Mientras encuentra alguna tarea a la que dedicar su tiempo como vicepresidente, el líder de Unidas Podemos sabe cómo sacar partido del desconcierto del Ejecutivo de coalición y de las debilidades de su presidente, en esta ocasión para mover ficha en un campo español que lo que menos necesita es populismo, ataduras y subdesarrollo.

 

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído