El gobierno progresista está convencido de que alguien debe pagar por el ‘Delcygate’, ya sea en España o en Venezuela

Pedro Sánchez traza su venganza contra Delcy Rodríguez por ‘manchar’ al fiel Ábalos

Pedro Sánchez traza su venganza contra Delcy Rodríguez por 'manchar' al fiel Ábalos
Delcy Rodríguez y José Luis Ábalos PD

El gobierno de Pedro Sánchez destaca por su inestabilidad. El PSOE y Podemos intentan a diario permanecer como sea en el Ejecutivo, pero escándalos como el ‘Delcygate’ hacen que sus cimientos se tambaleen. Por eso, tras casi un mes de la visita de la vicepresidenta de Nicolás Maduro a Madrid y de su encuentro ‘secreto’ con José Luis Ábalos, ahora se están empezando a tomar medidas. Esas que iniciaron con la visita de José Luis Rodríguez Zapatero a Caracas y que ahora siguen con un documento oficial.

El gobierno de Pedro Sánchez indicó, en su respuesta a una pregunta registrada por los diputados de Ciudadanos Marcos de Quinto y Marta Martín en el Congreso, estar a favor de ampliar la lista de altos cargos del régimen de Nicolás Maduro sancionados por la Unión Europea.

«Por lo que respecta a las sanciones, España se ha mostrado favorable a la ampliación de personas sancionadas en el marco del régimen de la UE para Venezuela», indica el Ejecutivo en su escrito de respuesta, fechado el pasado 11 de febrero, tres semanas después de la polémica reunión en Barajas entre el Ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y Delcy Rodríguez.

No se trata de una respuesta casual. Es la primera vez que el Gobierno expresa abiertamente su intención de ampliar la lista de altos cargos de Maduro que están sujetos a las sanciones por su complicidad con la represión y la violación de los Derechos Humanos en Venezuela. Ahora bien, resulta al menos irónico que el PSOE y Podemos se inclinen por aumentar las sanciones cuando justamente han sido ellos quienes les quitaron validez al permitir la permanencia de la vicepresidenta chavista.

Sanciones europeas

Las sanciones enmarcadas en la decisión (PESC) 2017/2074 del Consejo de la Unión Europea, imponen también la congelación de activos a nombre de estas personas. Aunque el documento se suscribió en 2017, la UE ha ido añadiendo más nombres a una lista de sancionados en la que está Rodríguez desde junio de 2018 y que en la actualidad suma 25 individuos.

El bloque comunitario les considera responsables de «graves violaciones de los Derechos Humanos y de abusos y represión contra la sociedad civil y la oposición política». También hay entre los sancionados altos cargos a los que la UE vincula con «actuaciones o políticas pensadas para menoscabar la democracia o el Estado de derecho».

El papel de Zapatero

«Pese al papel de liderazgo en asuntos relacionados con América Latina que nuestro país debe jugar en la Unión Europea, el Gobierno de España decidió abdicar ese liderazgo presuntamente por motivos partidistas, puesto que el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero había mantenido una relación estrecha con el régimen de Nicolás Maduro», señalan De Quintos y Martín en su escrito, registrado antes del ‘Delcygate’.

En su respuesta, el Gobierno dice mantener su posición respecto a Venezuela: «Contribuir a la salida pacífica y negociada de la crisis mediante la celebración de elecciones presidenciales con garantías democráticas».

Además, el Ejecutivo insiste en su «pleno respaldo» a Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Sin embargo, solo un día después, durante la sesión de control al Gobierno, el propio Sánchez rebajó a Guaidó a «líder de la oposición».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído