La esposa de Pablo Iglesias no para de subir vídeos de su día a día en el ministerio, lo que ha generado dudas sobre si le queda tiempo para realmente trabajar

Irene Montero transforma el ministerio de Igualdad en un patético ‘reality político’

El Ministerio de Igualdad parece más un plató de grabación que una institución pública. La esposa de Pablo Iglesias, Irene Montero, ha destacado más por los vídeos que sube a las redes sociales que por sus aportaciones dentro de la cartera creada a su medida por el gobierno de Pedro Sánchez. En este sentido, ella y su bebé, Aitana, se han convertido en las estrellas de un ‘reality político’ que más que aceptación lo que genera es una lluvia de críticas.

En el vídeo por el cumpleaños de Irene Montero, se puede ver los grandes progresos del ministerio de Igualdad: “En este ministerio los hombres nos ayudan a las mujeres a hacer cosas. Es muy guay”; “los recados también caen en los hombres aquí” se pavonean las compañeras de la representante de Podemos, mientras mandan a uno de sus compañeros a que busque la tarta.

En las imágenes se ve cómo el equipo de la ministra explica al que graba los preparativos de la fiesta. Es un vídeo desenfadado en las dependencias oficiales del Ministerio. Por fin algo de humanidad dentro de las instituciones. «Como estamos aterrizando en el Ministerio y no tenemos tiempo ni siquiera de celebrar los cumpleaños, lo vamos a celebrar en medio de dos mil reuniones. Pero hay que hacerlo, hay que darle mimos a Irene», explica una de sus colaboradoras.

Entre risas, esta persona detalla los sacrificios asumidos por el círculo de Montero. «Ya he tenido tres y me quedan otras cinco hoy, me parece que voy a morir prematuramente… vamos a cambiar la vida de las mujeres».

Sus compañeras también quieren ese lado ‘youtuber’ de la ministra, quien se encarga de publicar sus vídeos subtitulados, como lo hacen los profesionales de las redes sociales. Pero si de lo que se trataba era de informar a los espectadores del trabajo que se realiza en el Instituto de la Mujer, en dicho documento audiovisual, es imposible saberlo. Ya que sólo se cae en clichés y otro tipo de banalidades que finalmente no parecen que lleven a las mujeres a una mejor vida.

Al mejor estilo Kim Karsdashian o Paris Hilton, Irene Montero se está centrando más en las grabaciones que en políticas concretas. En este sentido, hay más imágenes sobre cómo reparte besos entre sus compañeros que de sus labores ministeriales, por lo que es común verla llegar saludando como una estrella del rock o de sus felices días lejos de la caja de una tienda.

Soplar las velitas

El vídeo del cumpleaños acaba con un toc-toc en la puerta del despacho principal. –«¿Se puede?», pregunta Noelia Vera, la secretaria de Estado, por cierto, también en estado de buena esperanza. Se oye cantar el cumpleaños feliz al equipo ministerial. Sale la ministra con su hija Aitana en brazos.

-«¡Muuuchas gracias, chicasssss!», responde Montero, recolocándose la ropa ante la cámara. Es entonces cuando suelta ese «¡Aiiiitiiii qué bonito!» tan expresivo, mostrándole la tarta a su hija. «Vamos, a comérsela», les ordena a sus colaboradores en una amplia sala de reuniones del Ministerio.

Montero está «orgullosa» porque tiene «un equipo de tías maravillosas, y de tíos también». Asegura a la cámara que le encantan los cumpleaños, también la Navidad. «Todas las fechas de rituales y regalos», aclara. De deseo pide «felicidad» para todos y «algo más de tiempo» para disfrutar con los suyos. Al padre de sus tres hijos lo ve en horario de trabajo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído