El PSOE y Podemos acusan a Vox y al Partido Popular de odiar a los inmigrantes, pero una de sus primeras medidas frente al gobierno ha sido blindar las fronteras

Las xenófobas medidas migratorias de Pedro Sánchez que demuestran que sólo quieren inmigrantes de lujo

Las xenófobas medidas migratorias de Pedro Sánchez que demuestran que sólo quieren inmigrantes de lujo
Pedro Sánchez y Fernando Grande-Marlaska ante la migración en España PD

El amor del PSOE y de Podemos es de cartón. Con la ‘lluvia’ de su llegada al poder, todos los discursos de inclusión se deshacen y se transforman en xenófobas medidas migratorias que demuestran la hipocresía de sus campañas políticas. Por ejemplo, Fernando Grande-Marlaska detalló el interés de los ‘progresistas’ por aumentar «en un 30%» la altura de las vallas que se encuentran en Ceuta y Melilla, así como implementar un grupo de nuevas cámaras térmicas de detección del movimiento.

Los esfuerzos del PSOE y Podemos para evitar la incómoda migración de Marruecos no han pasado desapercibidos para Vox. Santiago Abascal ironizó sobre la medida a través de las redes sociales: “¡Vaya, una valla más alta! Casi el muro de VOX. No son más cínicos porque no se entrenan”. Sin embargo, las barreras con los países vecinos no han sido las únicas medidas migratorias implementadas, ya que también se ha buscado poner un freno a las solicitudes de asilo.

Freno a los asilados

El Gobierno ‘progresista’ está trabajando en una nueva ley que introducirá restricciones al derecho de asilo. Un borrador de ese texto, al que ha tenido acceso EL PAÍS, limita el acceso a la protección en los centros de internamiento y amplía los motivos de denegación de las solicitudes. Frente al modesto volumen de solicitudes de refugio que solía recibir España, en 2019 se registraron 118.000. España es ya el tercer receptor de potenciales refugiados de la UE, a poca distancia de Francia y Alemania. En su gran mayoría por parte de Venezuela.

Entre las propuestas que el Gobierno español baraja está el establecimiento de un plazo para las solicitudes de los recién llegados, que la legislación europea fija en 30 días, pero que en la actualidad aunque esté contemplado también en la ley española no es causa de inadmisión.

La adaptación a la normativa europea supone, según el borrador, ampliar los motivos para denegar las peticiones de protección. Entre los nuevos figuraría que en el país de origen del solicitante existan zonas donde pueda establecerse con seguridad.

Pasas, pero con dinero

Las nuevas barreras migratorias de socialistas y comunistas no llegarán a los inmigrantes de lujo; es decir, aquellos que cuentan con una gran cantidad de dinero en sus cuentas del banco. En este sentido, no está previsto que exista ningún cambio en las residencias no lucrativa o residencia por demostración de fondos.

Según la normativa vigente, la cantidad de fondos económicos a demostrar por parte de un emigrante es del 400% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) para el solicitante principal, y el 100% por cada familiar dependiente. En este sentido, es importante recodar que el IPREM actualmente es de 950 euros mensuales, por lo que el solicitante principal requerirá de una cuenta bancaria con casi 46.000 euros para estar legalmente un año en España, mientras que cada uno de sus familiares supondrá unos 12.000 euros más.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído