Fuentes cercanas al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) afirman a Periodista Digital que la versión del vicepresidente segundo es falsa

Exclusiva: Inteligencia advierte que Pablo Iglesias pactó su acceso al CNI a cambio de formar gobierno con el PSOE

Exclusiva: Inteligencia advierte que Pablo Iglesias pactó su acceso al CNI a cambio de formar gobierno con el PSOE
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias PD

Pablo Iglesias tildó de «normalidad democrática” su acceso a la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia. Una decisión que, según el vicepresidente segundo, ocurrió por la petición directa del presidente Pedro Sánchez. Una versión que han desmentido fuentes cercanas al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) a Periodista Digital, quienes apuntan que el control de esta área estratégica forma parte de las negociaciones ocultas realizadas para pactar el ‘gobierno progresista’.

“Pedro Sánchez no le pidió a Pablo Iglesias entrar a la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia. Fue él [el fundador de Podemos] quien exigió su acceso para ayudar a la conformación de un gobierno común. Ahora intentan vendernos la moto con la supuesta petición del presidente”, aseguran a Periodista Digital.

En la misma línea, destacan que “existe una situación de prevenga dentro del CNI. Hay muchas dudas sobre en quién confiar y en quién no, así como una gran incertidumbre por los cambios que se puedan realizar y cómo afectarán tanto a la institución como a toda la labor de seguridad de España”. Aunque advierten que, en términos generales, “no cayó nada bien la llegada de Pablo Iglesias”.

Las críticas no sólo se viven dentro del Centro Nacional de Inteligencia, sino que a través de los medios de comunicación se ha registrado el descontento general por la presencia de Pablo Iglesias en un área que le pondrá a su disposición los secretos de Estado. De ahí que el líder de Podemos se ha mostrado indignado: «He leído cosas que me alarman. Que vengan a cuestionar cómo organiza un Gobierno democrático las responsabilidades es una mala noticia y algo que debe preocupar a cualquier demócrata».

Confianza cero

La llegada de Pablo Iglesias al gobierno de España generó alarma en Vox desde antes que se conformase el ‘gobierno progresista’ del PSOE y Podemos.  Hermann Tertsch nunca dudó de que la llegada de Pablo Iglesias al gobierno de España supondría un peligro para la seguridad nacional. El diputado de Vox afirmó, el pasado 22 de noviembre, a Periodista Digital que «con Pablo Iglesias en el poder, Diosdado Cabello conocerá todos los secretos del Estado español, no me cabe la menor duda».

Una premonición que se ha viralizado al conocer que Pedro Sánchez ha decidido alterar la ley de formación de la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia, que coordina los servicios de información del Estado, para dar entrada al líder de Podemos y vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias.

Es importante destacar que la entrada de Iglesias en esta comisión supone que el líder de Podemos conocerá de primera mano los secretos de Estado, las operaciones realizadas o por realizar en materia de inteligencia estratégica y las peticiones de colaboración que realicen en este aspecto otros países.

Cambio de la ley ‘a la medida’

El diario El Mundo avanzaba que Moncloa transformará la Ley Reguladora del CNI, de 2002, para dar cabida a Iglesias. Esa norma prevé que la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia esté presidida por la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Presidencia y que la integren los ministros de Exteriores, Defensa, Interior y Economía. El resto de miembros del Gobierno no deberían entrar. A ese selecto grupo de cargos, tan sólo les acompañan el director de Gabinete del presidente, el secretario de Estado de Seguridad y el director del CNI.

Pues bien, ahora esa composición se verá alterada para que Pablo Iglesias pueda sentarse y conocer los secretos de Estado y las operaciones que responden a planes estratégicos internacionales.

El cambio de discurso de Sánchez

La indignación general de la sociedad española también apunta contra el presidente español. No en vano, fue el propio Pedro Sánchez quien mintió a la cara a Susanna Griso (y ella daba claras señales que se lo creía todo) al decir que no pondría en peligro al país colocando a Pablo Iglesias al frente de la inteligencia española.

«España no se merece el cambio que me está proponiendo Podemos, con Iglesias como vicepresidente controlando el CNI (Centro Nacional de Inteligencia) y con el apoyo directo o indirecto de los independentistas».

Las imágenes se han recuperado en las redes sociales gracias a un tuit publicado por el diputado de Ciudadanos, Toni Cantó.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído