un informe del Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades

De vergüenza: la Unión Europea avisó a Pedro Sánchez una semana antes del 8-M para que lo cancelara

De vergüenza: la Unión Europea avisó a Pedro Sánchez una semana antes del 8-M para que lo cancelara
Pedro Sánchez jaleando un 8-M en el que volvió a tomar parte su pancartera esposa, Begoña Gómez, flanqueada por Carmen Calvo y Nadia Calviño.

La Unión Europea ya recomendaba evitar concentraciones masivas innecesarias por el coronavirus, ya que está científicamente demostrado, en base a los datos de otras pandemias y epidemias, que cancelarlas puede reducir la transmisión del virus, que España no diera rienda suelta a las concentraciones y manifestaciones que finalmente tuvieron lugar el 8-M. Y lo hizo varios días antes, el 2 de marzo de 2020.

El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades, en un informe publicado ese 2 de marzo de 2020, avisó de que era recomendable anular las concentraciones masivas por el riesgo del coronavirus. Cuando esos eventos eran cancelados, el número de contagios se reducía drásticamente. Pues bien, ya sabemos cuál fue el resultado final: caso omiso a la Unión Europea y este informe.

MEDIDAS DE DISTANCIAMIENTO SOCIAL DESECHADAS POR LA MONCLOA

Esta agencia pública comunitaria aconsejó adoptar medidas de distanciamiento social individual que debían promover los estados miembros de la Unión Europea y una de las claves a tener en cuenta era la de evitar la presencia de los ciudadanos en actos multitudinarios, algo que debería de haber sido de obligado cumplimiento.

Pero el Gobierno de coalición social-comunista se pasó la advertencia por el arco del triunfo y alentó a los españoles a acudir a las  feministas, empezando por el propio director del Centro de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, que prefirió no empañar las marchas del 8-M aun a riesgo de perjudicar la salud de los españoles, como al final ha quedado constatado.

El final, el hecho de no cancelar esas manifestaciones del 8 de marzo de 2020 provocaron solo en Madrid que el número de contagiados se duplicase, pasando de 202 casos a casi los 440 el 9 de marzo de 2020 y llegar a diez veces más, unos 2.000 infectados, el 13 de marzo de 2020.

UN PRESIDENTE POR DETRÁS DE LOS ACONTECIMIENTOS

El editorial de El Mundo es claro y meridiano a la hora de propinarle un soberano palo al presidente del Gobierno de España por consentir y alentar estas manifestaciones del 8-M y por su imperecia a la hora de encarar la crisis sanitaria que ha supuesto el coronavirus:

El Gobierno ha pasado en apenas cinco días de jalear la asistencia a la manifestación del 8-M –pese a que la UE desaconsejó multitudes seis días antes– a pedirle a la población que se quede en casa y limite al máximo el contacto social. El estado de alerta llega, además, después de que Sánchez presentara un plan de choque insuficiente para mitigar el golpe que ya está notando la economía. La gestión de la crisis del coronavirus está revelando las carencias de un Ejecutivo de coalición bisoño y sin solidez. La improvisación y la incompetencia que muestra Sánchez eleva la incertidumbre entre una ciudadanía desconcertada y asustada.

Asegura el artículo de cabecera del diario de Unidad Editorial que Sánchez ya no inspira confianza entre sus compatriotas:

Los líderes políticos no se forjan en la prosperidad, sino en la tragedia. Merkel no ha minimizado la gravedad de la pandemia del coronavirus y Macron ha propuesto a la UE reforzar el control del espacio Schengen e incluso cerrar fronteras en zonas de riesgo. Trump declaró la emergencia nacional. Sánchez, con un mensaje sobrio rayano en el sollozo, se dirigió a los españoles como «compatriotas» pero no logró infundar confianza en su declaración institucional de ayer. Hace falta coraje y convicción, además de elevadas dosis de solvencia política. España necesita saber que quien está al mando no es un presidente que va por detrás de los acontecimientos, sino un líder que no titubea ni para explicar a los ciudadanos la realidad en toda su crudeza ni para ejecutar las medidas oportunas –por muy duras que sean– al amparo de la legislación vigente.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído