El ministro de Transportes está demostrando que la crisis sanitaria por el COVID-19, que requiere de tiempos de respuesta inmediatos, le está sobrepasando

Ábalos, incapaz de controlar Cercanías: segundo día de aglomeraciones y nuevo foco de propagación del coronavirus

Ábalos, incapaz de controlar Cercanías: segundo día de aglomeraciones y nuevo foco de propagación del coronavirus
José Luis Ábalos PD

José Luis Ábalos parece estar destinado a la polémica. A pesar de que parecía que entraría en una etapa más tranquila con el entierro del ‘Delcygate’ por la llegada del coronavirus, el ministro de Transportes sigue estando en el ojo de la tormenta por su incapacidad por controlar Cercanías y garantizar un servicio que evite las aglomeraciones y que convierta al transporte público en el nuevo foco de la propagación del COVID-19.

La estación de Atocha ha vuelto a vivir, este martes 17 de marzo, aglomeraciones que ponen en peligro de contagio a cientos de pasajeros del Cercanías de Madrid. A primera hora de la mañana y en plena crisis por el coronavirus, decenas de personas se han agolpado en los andenes sin guardar el metro de distancia de seguridad que han marcado las autoridades competentes para evitar la propagación del virus.

A pesar de que Renfe ha negado que existieran incidencias ni aglomeración, las imágenes ofrecidas por las agencias demuestran la gran cantidad de usuarios que se han agolpado en el andén antes de subir al tren en torno a las 7 de la mañana. Una situación que hace que sea imposible garantizar la distancia de seguridad y otras medidas sanitarias que se han recomendado por parte de la propia Administración Pública española.

Un caos previsto

Las aglomeraciones de este martes 17 de marzo se preveían ante la infame respuesta de José Luis Ábalos y su secretaria general ante los fallos en el servicio registrados durante el día anterior. Unas declaraciones que dejaban en evidencia que el Gobierno no había aprendido la lección y que su capacidad de reacción es muy lenta.

La secretaria general de Transportes, María José Rallo del Olmo reconocía que «ha habido algún problema operativo específico que ha hecho que en algún tren concreto se haya producido una cierta sensación de aglomeración de las personas, tenemos que ser conscientes de que estamos en un momento de una gran vulnerabilidad por parte de todos, los problemas técnicos u operativos ocurren de manera probabilista cada cierto tiempo».

Según Rallo, esta situación «es inevitable que ocurra de cuando en cuando», y el Gobierno está «trabajando para tratar de minimizarlos en estos momentos tan sensibles. Concretamente mañana en la línea C5 de cercanías de Madrid se va a producir un refuerzo de servicios con objeto de tratar de reducir esa sensación de aglomeración en algunos trenes».

La secretaria general de transportes ha insistido en que «el número de casos en los que se ha producido aglomeración son contados, son mínimos» y que «el nivel de ocupación de los cercanías esta mañana ha estado entre el 20 y 30 por ciento de lo que es un día normal en los diferentes núcleos de España».

«Se está trabajando para tratar de minimizar los posibles problemas operativos que puedan existir aunque es imposible garantizar que no se va a producir ninguno. Obviamente si falta un tren los viajeros se acumulan en el tren siguiente y es una situación que desde luego no es deseable y vamos a trabajar para que no vuelva a producirse pero no podemos garantizarlo al cien por cien. Estamos en un momento vulnerable en todos los sistemas», ha concluido.

Aunque desde el Gobierno apuntan que se trata de «casos contados» y que se percibía «sensación de aglomeración», los usuarios de Twitter han denunciado una situación muy distinta. La realidad vivida esta mañana se traduce en trenes desbordados y pasajeros que apenas pueden circular en el andén.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído