El líder de Vox responde a la protesta comunista contra el Rey Felipe VI con sus mismas armas

Abascal se la devuelve a Podemos: propone una gran cacerolada contra Pablo Iglesias

Abascal se la devuelve a Podemos: propone una gran cacerolada contra Pablo Iglesias
Pablo Iglesias y Santiago Abascal PD

Pablo Iglesias ya sabe qué se siente ser víctima de un ‘escrache’. El fundador de Podemos, férreo defensor de los ‘jarabes democráticos’, pasará ahora por el estruendoso sonido de las cacerolas. Ese sonido que, sin éxito, intentó promover en contra del Rey Felipe VI y el resto de la Casa Real.

Santiago Abascal ahora ha propuesto una cacerolada contra Pablo Iglesias después de que el vicepresidente de derechos sociales se haya puesto al frente “del funcionamiento de los servicios sociales de todo el Estado, en cooperación con Comunidades Autónomas y Ayuntamientos para hacer frente a la crisis provocada por el coronavirus”.

Vox considera que Pablo Iglesias, lo mismo que Carmen Calvo, “están incapacitados” para ponerse al frente de esta crisis, porque “no saben nada ni de economía ni de sanidad”, según afirmó el portavoz del partido, Iván Espinosa de los Monteros, durante el pleno parlamentario sobre el estado de alarma.

El político ha decidido optar por este mecanismo de protesta como una respuesta inmediata tras conocer las nuevas atribuciones del líder de Unidas Podemos y después de la cacerolada de anoche contra el Rey.

“Es un amenaza a los españoles que el vicepresidente que ha aprovechado la pandemia y el terror generalizado para incrustarse en el CNI y para organizar una cacerolada fallida contra el Rey sea puesto hoy al frente de la crisis. La cacerolada sin duda la merece él”, ha asegurado Abascal en su cuenta de Twitter.

El CNI

La referencia al Centro Nacional de Investigación (CNI) se produce después de que el Gobierno aprovechase los decretos dictados para afrontar las consecuencias del estado de alarma para blindar la presencia de Iglesias en esta institución. Algo que también le han afeado al Ejecutivo de Sánchez otros líderes como el del PP, Pablo Casado.

La ley del CNI solo permitía que en su comisión delegada se incluyese a un vicepresidente del Gobierno. El Ejecutivo nombró como miembros a Calvo y a Iglesias. Vox recurrió ese nombramiento al ir en contra de la normativa. Pero el Gobierno aprovechó el decreto de medidas económicas para afrontar la crisis del COVID-19 para cambiar esa regulación y mantener al líder de Unidas Podemos en el CNI.

Además, anoche mientras el Rey Felipe VI pronunciaba su discurso para pedir unidad y animar a la población frente a la crisis del coronavirus y el confinamiento, se produjeron caceroladas en todo el país para reclamar que Juan Carlos I dé 100 millones de euros a la sanidad pública. Se trata de la cantidad que presuntamente el Rey emérito tenía en una cuenta en Suiza por el cobro de comisiones de Arabia Saudí. Abascal culpa a Iglesias de haber tomado esa iniciativa contra la monarquía y por eso ahora pide la revancha.

Un peligroso pacto

Pablo Iglesias tildó de «normalidad democrática” su acceso a la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia. Una decisión que, según el vicepresidente segundo, ocurrió por la petición directa del presidente Pedro Sánchez. Una versión que han desmentido fuentes cercanas al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) a Periodista Digital, quienes apuntan que el control de esta área estratégica forma parte de las negociaciones ocultas realizadas para pactar el ‘gobierno progresista’.

“Pedro Sánchez no le pidió a Pablo Iglesias entrar a la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia. Fue él [el fundador de Podemos] quien exigió su acceso para ayudar a la conformación de un gobierno común. Ahora intentan vendernos la moto con la supuesta petición del presidente”, aseguran a Periodista Digital.

En la misma línea, destacan que “existe una situación de prevenga dentro del CNI. Hay muchas dudas sobre en quién confiar y en quién no, así como una gran incertidumbre por los cambios que se puedan realizar y cómo afectarán tanto a la institución como a toda la labor de seguridad de España”. Aunque advierten que, en términos generales, “no cayó nada bien la llegada de Pablo Iglesias”.

Las críticas no sólo se viven dentro del Centro Nacional de Inteligencia, sino que a través de los medios de comunicación se ha registrado el descontento general por la presencia de Pablo Iglesias en un área que le pondrá a su disposición los secretos de Estado. De ahí que el líder de Podemos se ha mostrado indignado: «He leído cosas que me alarman. Que vengan a cuestionar cómo organiza un Gobierno democrático las responsabilidades es una mala noticia y algo que debe preocupar a cualquier demócrata».

Confianza cero

La llegada de Pablo Iglesias al gobierno de España generó alarma en Vox desde antes que se conformase el ‘gobierno progresista’ del PSOE y Podemos.  Hermann Tertsch nunca dudó de que la llegada de Pablo Iglesias al gobierno de España supondría un peligro para la seguridad nacional. El diputado de Vox afirmó, el pasado 22 de noviembre, a Periodista Digital que «con Pablo Iglesias en el poder, Diosdado Cabello conocerá todos los secretos del Estado español, no me cabe la menor duda».

Una premonición que se ha viralizado al conocer que Pedro Sánchez ha decidido alterar la ley de formación de la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia, que coordina los servicios de información del Estado, para dar entrada al líder de Podemos y vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias.

Es importante destacar que la entrada de Iglesias en esta comisión supone que el líder de Podemos conocerá de primera mano los secretos de Estado, las operaciones realizadas o por realizar en materia de inteligencia estratégica y las peticiones de colaboración que realicen en este aspecto otros países.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído