El Ministerio de Sanidad chino advirtió que la adquisición del gobierno no cumple con los requisitos mínimos para detectar al COVID-19

PSOE y Podemos devolverán los tests ‘defectuosos’ adquiridos en su patético intento de superar a Amancio Ortega

PSOE y Podemos devolverán los tests 'defectuosos' adquiridos en su patético intento de superar a Amancio Ortega
Pablo Iglesias y Amancio Ortega PD

Amancio Ortega enloqueció al PSOE y Podemos. El fundador de Inditex logró, solo en el plazo de 48 horas, el material sanitario que el gobierno está demostrando ser incapaz de conseguir en la lucha contra el coronavirus. En un patético intento de igualar al empresario, el gobierno de socialistas y comunistas apresuró la adquisición de unos test que no funcionan bien y que carecen de las licencias básicas, como ha informado el propio Ministerio de Sanidad de China.

Tras un nuevo ridículo del gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, Fernando Simón ha tenido que volver a poner la cara para intentar restaurar la situación. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad ha asegurado que se van a «devolver los lotes» de los primeros test rápidos que han llegado a España, al tener una sensibilidad inferior al 30% en la detección del coronavirus.

Según ha explicado, este lote, que consistía en un «envío inicial de 9.000 test rápidos que se validaron en el centro nacional de epidemiología», no corresponde «a lo que venía en los certificados de calidad». Aún así señala que «España ha conseguido varios proveedores y varias vías de abastecimiento», y que la compra de este lote se realizó porque «inicialmente podía proveernos más rápido».

Incompetencia socialista

Si bien no hubo ningún problema con las donaciones de Amancio Ortega realizadas en un tiempo récord, no se puede decir lo mismo con los encargos socialistas que tuvieron más tiempo para gestionarlos. La portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), María del Mar Tomás, detalló que los test para la detección de antígeno están teniendo una sensibilidad muy baja, entre el 20 y el 30%.

«Con esta sensibilidad es prácticamente imposible utilizarlos rutinariamente. Tendría que tener una confirmación posterior por la técnica de amplificación RTPCR», indicó María del Mar Tomás.

Es importante recordar que la embajada de China en España anunció que la empresa a la que le compró los tests el Ministerio, Shenzhen Bioeasy Biotechnology, ni siquiera tiene licencia.

«El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida». «Shenzhen Bioeasy Biotechnology no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos», añaden desde la institución china.

A la sombra de lo privado

Con la presión de los resultados obtenidos por el fundador de Inditex y otras figuras de la producción privada, los socialistas intentaron apuntarse un tanto. De ahí que el Ministerio de Sanidad anunció con bombos y platillos el reparto de 640.000 tests de detección rápida, donde las primeras 8.000 unidades fueron para la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, la Comunidad de Madrid denunció la inutilidad de los tests: «No valen». «Nos dieron 8.000 test sin haberlos validado, y gracias a la prudencia de la Consejería de Sanidad no se hizo distribución masiva».

Ahora, Fernando Simón confirma que los test rápidos que ha recibido Sanidad no sirven. «El Ministerio de Sanidad se ha estado moviendo muy intensamente para localizar todos los test rápidos que nos permitan descargar de presión a los laboratorios que hacen PCR, que están haciendo entre 15.000 y 20.000 pruebas diarias».

«Ha habido que resolver algunos problemas de desabastecimiento de reactivos para hacer esas pruebas, pero se están haciendo muchas pruebas. Respecto a los test rápidos, se validaron 9.000 test rápidos en el centro de Microbiología y algunos hospitales de Madrid y esa validación nos dicen que las especificaciones no correspondían a lo que venía marcado en la Comisión Europea. Hemos devuelto los test y nos van a enviar otros nuevos«, concluyó.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído