LOS POLICÍAS Y GUARDIAS CIVILES SON DE "BAJA EXPOSICIÓN"

El Gobierno menosprecia a los celadores, camilleros y personal del hospital al considerarles profesional de «bajo riesgo» de contagio

El Gobierno menosprecia a los celadores, camilleros y personal del hospital al considerarles profesional de "bajo riesgo" de contagio

Los celadores, camilleros y trabajadores de limpieza de los hospitales pertenecen al grupo de exposición de «bajo riesgo» de contagio según el Gobierno. Pero no son los más desafortunados en esta clasificación, los policías, guardias civiles y personal de seguridad se han incluido en un grupo más bajo aún, en el de «baja probabilidad de exposición».

Así han sido clasificados estos profesionales en un documento titulado ‘Procedimiento para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2 (COVID-19)’ en el que ha participado el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Según el texto, difundido por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, «en función de la naturaleza de las actividades y los mecanismos de transmisión del coronavirus SARS‐CoV‐2, podemos establecer los diferentes escenarios de riesgo en los que se pueden encontrar los trabajadores». De esta forma, los trabajadores se distinguen en tres grupos. El Gobierno considera «exposición de riesgo» aquellas situaciones laborales «en las que se puede producir un contacto estrecho con un caso probable o confirmado de infección por el SARS‐CoV‐2, sintomático». En segundo lugar, en «exposición de bajo riesgo» aquellas situaciones laborales «en las que la relación que se pueda tener con un caso probable o confirmado, no incluye contacto estrecho». Y por último, la actividad de «baja probabilidad de exposición» en la que se encontrarían «trabajadores que no tienen atención directa al público o, si la tienen, se produce a más de dos metros de distancia, o disponen de medidas de protección colectiva que evitan el contacto».

El documento explica esta clasificación en una tabla. En el segundo bloque, considerado como «exposición de bajo riesgo», se encuentran los siguientes profesionales: «Personal sanitario cuya actividad laboral no incluye contacto estrecho con una persona sintomática, por ejemplo: Acompañantes para traslado como celadores, camilleros, trabajadores de limpieza. Personal de laboratorio responsable de las pruebas de diagnóstico virológico. Personal no sanitario que tenga contacto con material sanitario, fómites o desechos posiblemente contaminados. Ayuda a domicilio de contactos asintomáticos».

Los policías, considerados como personal «con baja probabilidad de exposición»

Un peldaño más abajo estarían los trabajadores considerados con «baja probabilidad de exposición», en esta categoría se encuentran: «Personal administrativo, técnicos de transporte sanitario con barrera colectiva, sin contacto directo con el paciente, conductores de transportes públicos, personal de seguridad, policías, guardias civiles, personal aduanero, bomberos y personal de salvamento y empleados de instituciones penitenciarias». Según el Gobierno, este grupo no requiere el uso de EPI.

De esta forma, el grupo de riesgo quedaría reducido al «personal sanitario asistencial y no asistencial que atiende a una persona sintomática. Técnicos de transporte sanitario, si hay contacto directo con la persona sintomática trasladada. Tripulación medios de transporte (aéreo, marítimo o terrestre) que atiende durante el viaje una persona sintomática procedente de una zona de riesgo. Situaciones en las que no se puede evitar un contacto estrecho en el trabajo con una persona sintomática». Los requerimientos para este grupo son «en función de la evaluación específica del riesgo de exposición de cada caso: componentes de EPI de protección biológica y, en ciertas circunstancias, de protección frente a aerosoles y frente a salpicaduras».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Cristina López Mantas

Cristina López Mantas (1994) es graduada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, redactora de política en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído