Empezar a salir a la calle tras cincuenta días de un estado de alerta dudosamente constitucional es «la desescalada»

Pedro Sánchez Pinocho: cuando se es a la vez mentiroso e incompetente

No es sencillo decidir si es peor ser mentiroso o incompetente, cuando se esta al frente de un Gobierno y te toca gestiona una pandemia como la que está asolando España.

Y lo dramático es que Pedro Sánchez es ambas cosas a la vez.

Arropado por unos palmeros que al igual que el inepto líder del PSOE y sus ministros, tienen que terminar sentados en el banquillo del juzgado.

Pedro Sánchez aborda la gobernabilidad de España desde la emoción y no desde la gestión.

Trabajar no tiene glamur, es agotador y además tampoco es que granjee demasiados votos.

Y por si fuera poco, no le permite lucir palmito, que es por lo que él de verdad se pirra.

Se prodiga en actos que no valen para otra cosa más allá que para su lucimiento personal.

Pero eso sí, no a su costa o a la de su partido, sino a la de todos.

Porque el escaparate publicitario preferido de Sánchez para pavonearse en público es el institucional: no sólo por una cuestión de repercusión, sino de caché.

Y si ya de paso consigue que los ciudadanos vayan desterrando esa idea absurda de que las instituciones han de ser neutrales y comienzan a asociarlas con el PSOE, mejor que mejor: así el tránsito hacia la democracia light, ésa en la que el pueblo vota pero nada decide, se les hará más llevadero.

Políticamente hace ya mucho tiempo que nos hemos instalado en una «nueva normalidad», que consiste en la aceptación de la mentira.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído