El PSOE y Podemos se acostumbraron a gobernar sin la necesidad de rendir cuentas a la oposición

«Estado de alarma o el caos»: ¿Por qué la amenaza de Ábalos es un bulo autoritario más del Gobierno de Pedro Sánchez?

Existen otras leyes que, sin otorgar ‘poderes absolutos’ al Ejecutivo, sí permiten tomar medidas sanitarias para frenar la pandemia

"Estado de alarma o el caos": ¿Por qué la amenaza de Ábalos es un bulo autoritario más del Gobierno de Pedro Sánchez?
Pedro Sánchez y José Luis Ábalos PD

José Luis Ábalos dejó clara la postura del Gobierno de Pedro Sánchez: “Estado de alarma o el caos”.

En la rueda de prensa de Moncloa, el ministro de Transportes presionó a Pablo Casado y a todo su equipo para garantizar sus votos a favor de la prórroga del estado de alarma. De lo contrario, Ábalos lanzó un recital de amenazas y de manipulaciones sobre el impacto de la medida en la sociedad. Algo que ya había realizado horas antes Pablo Echenique a través de las redes sociales.

Todo esto pese a que la nefasta gestión sanitaria del Gobierno de Pedro Sánchez es una de las principales causas de que España lidere la tasa de muertes por 100.000 habitantes y tenga el mayor registro de sanitarios contagiados.

El ‘ultimátum’ del Gobierno de Pedro Sánchez sobre “Estado de alarma o el caos” es, sin embargo, un bulo autoritario más del PSOE y Podemos.

A pesar de que Pedro Sánchez y su equipo repiten que “no existe un plan B” más allá del estado de alarma, la realidad es otra.

Un grupo de expertos constitucionalistas advierten que existen otras ‘cartas’ que se puede jugar el Gobierno. Sin embargo, tienen una limitación que incomoda a los socialistas y a los comunistas que lo conforman: dichas medidas legales no les garantizan los ‘poderes especiales’ de los que ahora están disfrutando y con los que han venido impulsando otras decisiones políticas que no tienen que ver con la lucha contra el COVID-19. Por ejemplo, blindar a Pablo Iglesias dentro del CNI.

Las otras leyes

En el supuesto de que no se logre una prórroga del estado de alarma, el Gobierno tiene a su disposición dos leyes que le permitirán combatir al COVID-19 durante el proceso de la desescalada: La Ley General de Salud Pública; y Ley Orgánica de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública.

En la primera, la Ley General de Salud Pública, se establecen escenarios previstos para una posible pandemia, como es el coronavirus. Los artículos 52 y siguientes establecen que «la Administración General del Estado y las de las comunidades autónomas podrán adoptar cuantas medidas sean necesarias para asegurar el cumplimiento de la ley».

Es decir, permite la inmovilización y decomiso de productos y sustancias, la intervención de medios materiales o personales, el cierre de instalaciones, establecimientos, servicios e industrias o suspender el ejercicio de actividades. Muchas de estas medidas han sido adoptadas por el Ejecutivo a través del estado de alarma.

La segunda, la Ley Orgánica de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública, habilita a la autoridades sanitarias competentes para realizar las acciones preventivas generales, adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible.

Sin embargo, no son las únicas leyes que podrá utilizar el Gobierno sin la necesidad de un estado de alarma. Para garantizar el orden público, se podrán apegar a la Ley General de Protección Civil.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído