El cofundador de Podemos acusa de 'pijo' a todo quien se manifeste contra el Gobierno socialcomunista

El ‘democrático’ Monedero tilda de «golpistas y descerebrados» a quienes se manifiestan contra Sánchez e Iglesias

El exasesor del chavismo cree los manifestaciones están molestos "porque han sido incapaces en estos dos meses de tumbar al Gobierno"

Podemos tiene una ‘reacción alérgica’ al ‘jarabe democrático’ de las manifestaciones.

Al reivindicativo Juan Carlos Monedero resulta que, ahora, le molestan las protestas. Sí, esas espontáneas que, desde distintos barrios de Madrid (incluido Vallecas), han salido con banderas y cacerolas para solicitar una sola cosa: “Gobierno, dimisión”.

Para el cofundador de Podemos, los manifestantes son unos «gilipollas», «golpistas», «pijos», «indecentes» «descerebrados» y «hemofílicos». Unos calificativos que olvidó durante el 15-M o cuando irresponsablemente llenaron las calles de marchas feministas el pasado 8-M, favoreciendo la expansión del COVID-19.

El exasesor del chavismo sigue con el bulo de que todos los manifestantes son unos ‘pijos’ o ‘Cayetanos’. Un discurso que, además de caerse a pedazos tras la última protesta en el barrio obrero de Vallecas, intenta minimizar y humillar a quienes exigen el cese de unos políticos que empeoraron la crisis sanitaria por sus errores e imcompetencias.

«Un puñado de presuntos hemofílicos del barrio de Salamanca de Madrid, de esos que siempre han vivido en los pisos superiores del Titanic y se creen tan guapos como Leonardo DiCaprio”, afirmó el fundador de Podemos en un vídeo que compartió en las redes sociales.

Un fallido intento por convertir en una ‘guerra de clases’ (como ya hicieron en Venezuela) la indignación de una población que observó (en todos las clases sociales) cómo Pedro Sánchez y su equipo actuaban improvisadamente, adquirían con sobreprecios materiales sanitarios defectuosos, aprovechaban el estado de alarma para su beneficio político y mentían a la población con fake news o bulos.

Sin embargo, Monedero no está para autocríticas, sino para buscar a quién atribuirle los miles de muertos generados por la nefasta gestión sanitaria del Gobierno.

Tras sus ataques a la oposición y a los medios de comunicación, ahora intenta engañar a la población indicando que las protestas de barrio son las culpables del elevado número de fallecidos.

En este sentido, afirma que los madrileños que protestan contra el Gobierno «han decidido cagarse en los más de 70 sanitarios fallecidos y en los más de 50.000 contagiados, han decidido cagarse en la decena de guardias civiles y policías muertos por el virus. Como son algo descerebrados, lo han hecho en forma de fiesta, en la calle. Como son unos indecentes lo han hecho gritando ‘libertad’, que es la manera en la que esta gente expresa la defensa de sus privilegios».

Irónicamente, no dijo lo mismo cuando el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, se saltaba alegremente la cuarentena pese al positivo de Irene Montero. Tampoco criticó que el PSOE ordenó prohibir muestras de luto o duelo a sus alcaldes, siendo una ofensa a los fallecidos que ahora utiliza para atacar a los ciudadanos que existen responsabilidades a sus autoridades.

Fantasía de Golpe de Estado, a lo Maduro

Hugo Chávez y Nicolás Maduro vivían con la fantasía de conspiraciones para darles un golpe de Estado. Un nerviosismo que no radicaba en complots, sino en saber que carecían del apoyo de la población.

Ahora, le pasa lo mismo a Juan Carlos Monedero.

«Cuando esta gente no está en el Gobierno y puede, da un golpe de Estado. Si ahora recurren a las caceroladas es porque no pueden convocar a un sector faccioso y traidor del Ejército, a los banqueros, a la jerarquía de la Iglesia, o a Merkel y a Salvini, como recurrieron a Hitler y Mussolini para dar un golpe en 1936”, afirmó en su vídeo.

«Esta gente está enfadada porque como no tienen servicio doméstico  por culpa del confinamiento, se dan cuenta de lo inútiles que son teniendo que hacer lo que les hacía antes una filipina, una ecuatoriana o una dominicana, trabajos por los cuales esta gente pija despreciaba a esas trabajadoras”, afirmó lleno de prejuicios y topicazos.

«Están enfadados porque han sido incapaces en estos dos meses de tumbar al Gobierno, pese al apoyo despreciable de radios, televisiones, tertulias y periódicos, bulos incluidos«, añade el exasesor bolivariano. Un ‘artista’ en encontrar oportunidades para mostrarse a favor de la censura de la prensa crítica, mientras que crean sus propios medios para hacer ecos de los bulos estatales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído